En Entre Líneas, Naile Manjarrés detalló las pérdidas millonarias que le causa a Venezuela el contrabando de extracción ejecutado desde Colombia con el concurso de algunos actores locales y que representa para el vecino país un negocio altamente lucrativo. 

Manjarrés calificó al contrabando como «el cáncer en medio de una crisis económica» y destacó que si bien las relaciones comerciales entre Venezuela y Colombia están formalmente suspendidas desde 2015, «por debajo de la mesa», la realidad es muy diferente, porque a través de los «al menos 247 pasos ilegales» –trochas– desperdigados a lo largo de la extensa frontera común, «los guisos se incrementaron».

«En 2015, uno de los años más críticos de la crisis económica, Venezuela perdió cerca de 100.000 barriles diarios de petróleo, por culpa del contrabando de extracción», precisó la investigadora.

Ya entonces, agregó, era del dominio público «que los contrabandistas se beneficiaban de los bajos precios de la gasolina y la revendían, con una ganancia del 1.000%» y cinco años después, «el desangramiento continúa en igual o mayor proporción».

Durante 2016, el Gobierno Bolivariano intentó vanamente poner coto «a las mafias, grupos paramilitares y efectivos de las Fuerzas Armadas que se lucran con el contrabando», decretando el cierre unilateral de la frontera durante 72 horas, que «supuesto, no fueron suficientes», remató.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook