Paola Farías (24) y Mauro Lazzareti (25), una joven pareja de venezolanos residenciada en la localidad de Xirivella (Valencia, España), encontró la muerte a consecuencia de un incendio que se desató en el edificio donde residían, durante la madrugada del pasado 26 de agosto. 
 
Según los testimonios recabados por el diario Levante, el fuego se originó en el primer piso de la residencia, aparentemente, por causa de un enchufe sobrecargado, cerca de las 3:30 de la mañana mientras todos dormían, pero aún así, la mayoría logró salir al exterior sin heridas de consideración. 
 
Lamentablemente, Paola y Mauro, que compartían habitación junto con un hermano de ella y otro connacional en el tercer piso, despertaron después de que las llamas cubrían la escalera y alcanzaban una altura considerable, razón por la cual no les fue posible escapar a tiempo. 
 
La joven fue encontrada por la policía local inconsciente en la entrada de las escaleras. Tenía quemado todo el cuerpo y a pesar de que fue trasladada de inmediato al Hospital La Fe de València, falleció casi de inmediato, dada la gravedad de sus lesiones. 
 
Por su lado, Lazzareti, quien también estaba severamente quemado, se debatió entre la vida y la muerte durante dos días en una Unidad de Cuidados Intensivos. Murió este viernes. 
 
«Nadie les avisó, se enteraron de que había fuego cuando ya tenían la muerte encima»
 
En el incidente resultaron lesionadas siete personas más, incluyendo al hermano de Paola, que pese a tener quemaduras en los brazos y en las piernas, se encuentra estable y bajo tratamiento médico. 
 
Otra mujer de 35 años resultó gravemente intoxicada por el humo y está intubada en la unidad de reanimación del Hospital La Fe, mientras que una pareja de ancianos que vivía en el ático tuvo que ser atendida por inhalación de gases. Ambos se encuentran fuera de peligro.
 
Vecinos y sobrevivientes le relataron al medio local que las llamas produjeron el estallido de cristales y el fuego era tan intenso que inclusive los cauchos de los vehículos apostados en la acera se derritieron.  
 
Los venezolanos eran originarios de Valencia (Carabobo) y se habían mudado a Xirivella tres años atrás. 
 
(LaIguana.TV)
Comentarios Facebook