#LoÚltimo
Sépalo: El cocuy es el único licor genuinamente venezolano y fue prohibido por años (+Video)
Enero 12, 2018
La Iguana Google Plus

Después de décadas de haber sido considerado ilegal y sus productores perseguidos o encarcelados, el único licor genuinamente venezolano ha retomado su popularidad: el Cocuy de Penca.

 

Es un bebida que se obtiene luego de procesar una especie vegetal conocida como ‘Agave cocui’, típica de las zonas del trópico seco suramericano, y abundante en los estados Falcón y Zulia del occidente de Venezuela.

 

Registros históricos aseguran que los pueblos indígenas Ayamanes, Xaguas y Jirajaras, ya conocían las bondades del agave, mucho antes de la invasión española, precisa un texto de la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

 

Bendita planta

 

Una de las tantas bondades del agave es el licor que puede extraérsele.

 

Se estima que en Latinoamérica existen unas 300 especies de agave, y que 30% de ellas se emplean en la producción de licores artesanales.

 

Además del cocuy venezolano, otras bebidas se producen a partir de variedades de la planta de agave: Mezcal, Sotol, Bacanora, Raicilla, Pulque y Tequila, son algunas de ellas.

 

Durante siglos, las comunidades originarias han empleado la planta para alimentarse, elaborar bebidas, y procesar las fibras para fabricar zapatos, ropa, hamacas, sacos e incluso viviendas.

 

D.O.C

 

Junto con el ron, el cocuy que se fabrica específicamente en Pecaya, un pueblo del estado Falcón, es la única bebida que cuenta con la Denominación de Origen Controlada (DOC) otorgada por el Gobierno nacional, en mayo del año 2001.

 

El cocuy tiene varias presentaciones: clarito, reposado, añejo y coñac de cocuy y sus niveles de alcohol van de los 35 a los 56 grados.

 

Dadas sus características de producción tradicional, el Parlamento venezolano aprobó un acuerdo con motivo de declarar al “Agave Cocui y sus productos derivados artesanales como Patrimonio Natural, Artesanal y Cultural de la Nación”, según consta en la Gaceta Oficial número 38.325, del miércoles 30 de noviembre de 2005.

 

Seis años más tarde, en octubre del 2011, y previo a la octava reunión de alto nivel entre Venezuela y Rusia, el entonces presidente Hugo Chávez, propuso a Moscú idear un proyecto conjunto de producción de cocuy.

 

También ordenó que se enviara una muestra a las autoridades rusas para que evaluaran la posibilidad. En ese momento dijo con alegría y orgullo: “¡El cocuy compite con el vodka!”.

 

No obstante, el cocuy volvió a la escena nacional en medio de la actual crisis económica, y convirtiéndose en una alternativa ante los altos costos de otras bebidas importadas (whisky, vino, ginebra, vodka, etc).

 

La industria contra el cocuy

 

Dos dictadores venezolanos: Juan Vicente Gómez (1908-1935) y Marcos Pérez Jiménez (1952-1958) fueron los que implementaron leyes con las que se persiguió y encarceló a los productores artesanales de cocuy, para favorecer a empresarios del ron y comercializadores de whisky, vino y cerveza.

 

La ilegalización de esta bebida hizo que sus productores lo vendieran en situación de clandestinidad.

 

 

El cocuy era distribuido en envases tan disímiles como cuernos de vaca, de chivo, bolsas de cuero y todo tipo de jarrones, una práctica que aún se mantiene en las pueblos donde se elabora este licor.

 

Será durante el Gobierno de Hugo Chávez cuando se reconoce la practica ancestral para la destilación del cocuy, y se comienza a normalizar la venta de la tradicional bebida.

 

Música y cocuy

 

El cocuy ha permeado bares, restaurantes y hoteles, que hasta hace muy poco le eran prohibidos. Dejó de ser una bebida de adultos mayores para acercarse a otros segmentos sociales.

 

En medio de su reaparición pública, nació en Caracas (2015) una agrupación musical bautizada como ‘Los Pecaya’, nombre con el que aluden al pueblo famoso por la producción del cocuy.

 

 

Daniel Yegres, uno de los cinco integrantes de la banda, teje la analogía que tienen con ese licor: “El cocuy es símbolo de resistencia cultural y el grupo ‘Los Pecaya’, toma ese nombre como una forma de homenajear a todos los campesinos productores de cocuy del estado Falcón. Como nosotros somos originarios de esa región, conseguimos nuestra musa de inspiración artística en el cocuy”.

 

En noviembre de 2017, la banda viajó al estado Falcón, para conocer personalmente a los productores artesanales, mientras filman escenas para un documental.

 

“A pesar de la reivindicación legal hecha por el Gobierno, falta mucho por hacer para proteger a los campesinos que producen cocuy”, agrega el vocalista Eduardo González.

 

Comprobaron que en la actualidad, “grandes consorcios nacionales e internacionales, promotores de la ilegalización del cocuy, pretenden hacerse de la producción para monopolizar e industrializar el negocio. El riesgo es que esa producción se industrialice,porque la magia del cocuy proviene de sus elaboración artesanal”, indicó Yegres.

 

Protección

 

El académico e investigador venezolano Benito Irady, director del Centro de la Diversidad Cultural, explica que “cuando una práctica ancestral es declarada patrimonio cultural de la nación”, es también una manera de comprender la venezolanidad, “de entender que el patrimonio representa el crisol de nuestra diversidad cultural”.

 

 

Como ha ocurrido con otras manifestaciones tradicionales del país, agrega Irady, la declaratoria patrimonial del cocuy “es un reconocimiento a toda una tradición milenaria, porque el proceso de obtención de ese licor viene desde los tiempos de los indígenas. Se trata de una práctica que pertenece a la vida del patrimonio cultural y material del pueblo venezolano”.

 

(RT)

conozcaelunico2.jpg

conozcaelunico_6.jpg

conozcaelunico_5.jpg

conozcaelunico_4.jpg

conozcaelunico_3.jpg

conozcaelunico_2.jpg

conozcaelunico_1.jpg