Paul Van Noy, líder de la Iglesia Candlelight, en Coeur d’Alene (Estados Unidos), no cree que las mascarillas puedan ayudar a evitar la propagación del virus.

En un comunicado, la iglesia informó —el pasado 14 de septiembre— que el pastor había pasado las últimas 2 semanas en la unidad de cuidados intensivos, pero que estaba mostrando mejoría, de ahí que en unos días podría ser trasladado a una habitación normal.

La iglesia también publicó unas palabras que Van Noy compartió desde el hospital. El religioso afirmó que se sentía “bien”, pero que aún necesitaba “bastante oxígeno”, sobre todo cuando intentaba levantarse de la cama.

Asimismo,  que oraba “a diario” por su congregación para que no hubiera más casos de coronavirus, y para que muy pronto todos pudieran reunirse.

De acuerdo con The Spokesman-Review, Van Noy es un escéptico de que los tapabocas sirvieran para evitar contagios de COVID-19, de ahí que no los usara e, incluso, alentara a su congregación a no ponerse mascarillas.

En julio, por ejemplo, el pastor hizo una publicación en Facebook en la que decía que las personas desobedecen a Dios cuando no cumplen con las normas impuestas por las autoridades en la Tierra; sin embargo, en su opinión, no existe una verdadera orden que obligue a la gente a protegerse con mascarillas.

Por lo anterior, el religioso aseguró que si bien no tenía ningún problema con las personas que quisieran usar tapabocas, aquellas que decidieran no hacerlo serían bienvenidas en su iglesia, que tiene unos 1.200 miembros.

El hombre también argumentó que la norma sugería usar mascarilla en “lugares abiertos al público”, pero , según él, su iglesia no era pública y solo permitía el ingreso de sus miembros .

A pesar de la grave afectación de salud que sufrió, el pastor le dijo a The Spokesman-Review que sigue en su posición de no usar tapabocas y que a sus fieles no se les prohibirá la entrada por no utilizarlos.

(Pulzo)

Comentarios Facebook