El integrante de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales Capítulo Venezuela, Luis Britto García, sostuvo que el informe que presentó la misión independiente de la Organización de la Naciones Unidas (ONU) sobre Venezuela -en el que se acusa al Gobierno nacional de presunta violación de los Derechos Humanos- está lleno de generalizaciones, falacias, carencia de pruebas y de presiones.

Durante un contacto con el canal del Estado, Venezolana de Televisión, consideró que llama la atención que se exponga un informe de la ONU precisamente cuando está el proceso para los comicios parlamentarios, que se desarrollarán en diciembre de este año.   

“Es bien curiosa la asimetría de que salga un comunicado con un conjunto de generalizaciones, de falacias y con una enorme ausencia de pruebas sobre las cosas que alegan, justamente, cuando se vienen las elecciones parlamentarias, es decir, del Poder Legislativo”, expresó Britto García.

Agregó que ciertamente se ha logrado la hazaña política de culminar el período de la anterior Asamblea Nacional y al presente “se está convocando a una nueva para terminar de resolver la fractura constitucional que ha habido con las actitudes de la gran mayoría opositora de la AN”.

“(Ahora) aparece esta serie de acusaciones contra Venezuela, como intentado de deslegitimarla, cuando Venezuela lo que está intentando es de cumplir con las normas de la democracia, y en medio de una agresión multilateral de Estados Unidos, sus aliados, de un sector de la oposición que no vacila en encargar invasiones de mercenarios, y de encargar asesinatos selectivos, como si se tratara de una compra en una boutique”.  

Para el escritor venezolano, el comunicado de la misión de la ONU responde a lo planteado anteriormente, porque “usualmente  es  una tradición, esos documentos en los cuales se acusa a Venezuela de violaciones de los derechos humanos”.

Prosiguió: “En primer lugar nunca son hechos sobre el terreno en Venezuela, en este caso, se hicieron entrevistas a distancia, llamadas telefónicas a un grupo de opositores y de empleados, los cuales desde luego van a decir  barbaridades del Gobierno. En segundo lugar, no hay precisión en lo que alegan respecto a que hay una serie de hechos, pero no mencionan cuáles son las víctimas, las fechas, los momentos, el sitio, lugar o cuáles circunstancias”.

La misma práctica de la OEA

Reiteró que ninguna de las interrogantes es contestada en el informe, es decir, no aparecen estos datos. Por lo que expresó que se trata de la misma praxis del supuesto informe contra Venezuela que presentó la organización de Estados Americanos (OEA), en el que “370 cláusulas en contra del país, 230 estaban fundadas en recortes de prensa, la prensa puede decir las barbaridades más grandes sin fundamentos”.

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook