A partir de este lunes 21 de septiembre en todo el territorio venezolano se ha vuelto a implementar los 7 días de flexibilización de la cuarentena. Esta medida ha sido tomada por el Ejecutivo Nacional para combatir la propagación de la COVID-19.

En el inicio de dicha flexibilización se volvieron a observar grandes colas de personas en las entidades bancarias, tanto públicas como privadas, con el fin de obtener dinero en efectivo. De 100.000 a 200.000 bolívares es el monto máximo que se está entregando por esta vía a los ciudadanos, dependiendo del banco al que estén afiliados.

“El efectivo no se encuentra. Lo que se ve funcionando es el dólar. Y yo no me explico cómo, porque en realidad yo lo que cobro es una pensión con soberanos”, manifestó una ciudadana tras ser consultada por la periodista de LaIguana.TV, Mirelvis Gutiérrez.

En la ciudad de Caracas, cabe destacar, el monto del pasaje urbano está entre los 20.000 y los 30.000 bolívares. Los transportistas, en medio de esta coyuntura, han decidido dividir las rutas y cubrir tramos más cortos, con el fin de “ahorrar gasolina”.

Recordemos que actualmente en Venezuela muchas bombas de gasolina se encuentran cerradas debido a la escasez de combustible. En las pocas estaciones de servicio que siguen funcionando se evidencian enormes colas para adquirir la gasolina.

Esta situación se produce debido al bloqueo implementado por los Estados Unidos contra nuestro país. Hoy día, tras la puesta en marcha del plan de racionamiento de gasolina en todo el territorio nacional, algunas bombas solo están surtiendo de combustible a aquellos vehículos que prestan servicios esenciales.

Durante el recorrido se observó, además, que los caraqueños y las caraqueñas  hacen uso del respectivo tapabocas para evitar contagiarse de COVID-19.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook