Cuba es indudablemente un referente de humanidad y de solidaridad y una vez más  ha quedado demostrado en medio de la pandemia que azota al mundo por la COVID-19, al desplegar brigadas médicas del Contingente “Henry Reeve” en el Caribe, América Latina, África, Europa y Medio Oriente para ofrecer sus servicios, atención, apoyo y refuerzos a todas las naciones que así lo han requerido. Contrario a Estados Unidos, que se ha dedicado a llevar bajo la bandera de la “libertad y democracia”  tropas para las guerras, invasiones y saqueos.    

Cuba ha sobrepasado las fronteras, y de acuerdo con datos que publicó el medio Cubadebate, el contingente de galenos de la isla arribó a 38 países para ofrecer asistencia a aproximadamente 355 mil 785 personas y  salvar 9 mil 736 vidas.

Entre otros puntos de interés, refirió que además han participado más de 3 mil 700 especialistas  cubanos de la salud, —61,2 % son mujeres—.

En la actualidad de 45 brigadas establecidas para afrontar el coronavirus 38 continúan ofreciendo servicios de salud en 33 naciones: Angola, Azerbaiyán, Antigua y Barbuda, Barbados, Belice, Cabo Verde, Dominica, Emiratos Árabes, Granada, Guinea Conakry, Guinea Bissau, Guinea Ecuatorial, Haití, Honduras, Jamaica, Kenia, Kuwait, México, Perú, Qatar, Santa Lucía, Santo Tomé y Príncipe, Sierra Leona, Sudáfrica, San Cristóbal y Nieves, Surinam, Trinidad y Tobago, Togo y Venezuela) y cinco territorios no autónomos (Anguila, Islas Vírgenes, Islas Turcas y Caicos, Martinica y Montserrat).

Presencia  del  Contingente “Henry Reeve”  en el mundo en medio de la pandemia

El mencionado portal publicó que doctores cubanos han otorgado asistencia en tres países de América Central: Nicaragua, Honduras y México. En la nación azteca con cuatro brigadas médicas especializadas. Las seis misiones médicas desplegadas han atendido más de 80 mil personas.

En el Caribe: Antigua y Barbuda, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Jamaica, Granada, Haití, Belice, Dominica, San Cristóbal y Nieves, Barbados, y Trinidad y Tobago, prestando servicios de salud a cerca de 33 mil personas.

En América del Sur: Perú y Venezuela, donde han logrado atender alrededor de 19 mil personas.

En Europa: cuatro brigadas médicas se anexaron a las labores nacionales de Italia: 2 brigadas en Lombardía y 2 en Piamonte.

En Andorra y Azerbaiyán ofrecieron asistencia a servicios a más de 16 mil personas. Conjuntamente, los galenos cubanos han participado en los territorios británicos no autónomos: Anguila, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes, Montserrat. Además han acudido a  Martinica, donde más de mil personas contaron con su atención.

En África, 10 brigadas médicas han atendido a más de 38 mil personas en Angola, Togo, Cabo Verde, Sudáfrica, Guinea Conakry, Guinea Bissau, Santo Tomé y Príncipe, Guinea Ecuatorial, Sierra Leona y Kenia.

En Medio Oriente, las cuatro brigadas médicas han prestado servicios en Catar, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait, y han atendido a más de 138 mil pacientes.

Pese a la persecución del Gobierno de Estados Unidos y de su operación por mancillar la cooperación médica cubana, no ha conseguido manchar con sus campañas indecorosas al contingente de batas blancas que inició con su gesto humanitario el 18 de marzo de 2020, cuando las primeras 22 brigadas médicas dejaron Cuba para llevar su solidaridad ante el desarrollo de la COVID-19.

“Cuba ofrece sus misiones médicas internacionales a los afectados con COVID-19 sólo para recuperar el dinero que perdió cuando los países dejaron de participar en el abusivo programa”, escribió a mediados del pasado abril y a través de Twitter el Departamento de Estado.

En esta línea, la activista estadounidense Cindy Sheehan manifestó durante una entrevista para Prensa Latina, que el contraste “entre Cuba y Estados Unidos ante cualquier crisis en el mundo, es que mientras ustedes envían médicos, maestros e ingenieros, mi país siempre manda tropas”.

El Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias “Henry Reeve”, creado el 19 de septiembre de 2005, tiene como principal  misión dar ayuda humanitaria-médico-sanitaria a las localidades de países afectados por desastres naturales, epidemias, y colaborar a su restablecimiento.

A la fecha el mundo registra 31,4 millones de casos de COVID-19, 21,5 millones de personas recuperadas y muertes 967 mil.  

En tanto que Estados Unidos ocupa el primer lugar con  más de 6 millones de casos  y supera los 200 mil fallecidos.

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook