El Departamento de Justicia de EEUU ha presentado cargos contra un grupo de consultores y exempleados de Amazon que supuestamente habían conspirado para robar millones de dólares a los clientes de la empresa. El esquema elaborado por los delincuentes es una trama digna de película.

Los acusados habían estado sobornando a varios trabajadores de Amazon durante más de tres años para acceder a los secretos más sensibles de la compañía, dice un documento del ente citado por la agencia Bloomberg. 

Los delincuentes presuntamente manipularon a su favor la tienda de Amazon, donde los compradores de todo el mundo gastan cientos de miles de millones de dólares al año. Seis personas fueron acusadas de haber pagado sobornos, según los fiscales federales.

Amazon se convirtió en el minorista más grande del mundo de entre los que operan en línea. Su algoritmo de comercio presta mucha atención a factores como la reputación de cada vendedor y las opiniones de sus clientes sobre su producto. Esta estrategia permite a todos los usuarios de su página web encontrar una gran variedad de bienes al mejor precio para tenerlos en casa. 

De hecho, la compañía estadounidense muy a menudo cuenta historias conmovedoras de cómo su servicio ayuda a las empresas pequeñas a alcanzar nuevas cimas: por ejemplo, cómo un guardia de seguridad ha lanzado su propia salsa de barbacoa y una madre ha montado un negocio vendiendo velas artesanales.

Sin embargo, «la nueva acusación revela una imagen mucho más oscura» de una atmósfera propia «del Lejano Oeste» y «llena de tácticas despiadadas», escribe el medio estadounidense.

Los delincuentes consiguieron robar terabytes de datos confidenciales de la compañía e inventaron trucos que les ayudaron a manipular el sistema de Amazon para beneficiar a un número de comerciantes. Mientras tanto sus competidores se vieron obligados a cerrar sus negocios por la escasez de pedidos, según el Departamento de Justicia.  

Además, consiguieron hacer que Amazon volviese a poner a la venta algunos productos que previamente había retirado por razones de seguridad. Sobornaron con cientos de dólares a un empleado de la empresa de e-commerce para que borrase las críticas negativas sobre ciertos productos. Pagaron 5.000 dólares a unos consultores de la empresa para eliminar a un competidor del sitio, quienes compraron productos y dejaron comentarios negativos sobre su calidad. 

Con ayuda de este esquema los delincuentes robaron más de 100 millones de dólares a Amazon y a sus clientes. Uno de los acusados es Ephraim Rosenberg, consultor de comercio electrónico de Brooklyn, quien, según los fiscales, usó un  taxi Uber para enviar una valija llena de dinero a sus cómplices como pago por información confidencial de Amazon.

Dos de los acusados, Rohit Kadimisetty y Nishad Kunju, son exempleados de la empresa que ahora dirigen sus propias consultorías. Kadimisetty envió supuestamente el primer soborno a un trabajador de Amazon en 2017. A su vez, Kunju está acusado de haber dado trabajo a empleados y contratistas dispuestos a infiltrarse en las redes de la empresa a cambio de sobornos.

La escala de esta conspiración y el tiempo durante el que se realizaron los actos criminales ponen de relieve un gran problema para Amazon. El tamaño de su negocio facilitó que una estafa así «prosperase durante años sin ser detectada por nadie», resumen los periodistas del medio. 

La compañía ya ha emitido una declaración diciendo que cooperó en la investigación y que espera que las acciones de unas pocas personas no desmerezcan los esfuerzos honestos de sus buenos empleados. 

(Sputnik)

Comentarios Facebook