La Organización de las Naciones Unidas (ONU) llamó este lunes a la Justicia de Chile a realizar una «investigación exhaustiva» sobre la acción de un carabinero que, el pasado viernes, hizo caer de un puente a un manifestante de 16 años, delito que la Fiscalía analiza como presunto homicidio frustrado.

El hecho ocurrió durante una nueva jornada de protesta en la ciudad de Santiago. En medio de una serie de disturbios, y con la capital del país militarizada, un uniformado persiguió al joven hasta que este cayó desde el puente Pío Nono al río Mapocho, sufriendo graves heridas. 

En un comunicado, la Oficina para América del Sur del Alto Comisionado de la ONU para los derechos humanos señaló que es necesario no solo investigar la responsabilidad individual del funcionario involucrado, sino también la «eventual responsabilidad de los mandos a cargo de la operación».

En ese sentido, el organismo destacó que el Ministerio Público haya iniciado las pesquisas del caso «de manera pronta», y expresó solidaridad con el adolescente y su familia.

En el texto, la oficina, que a nivel global dirige la expresidenta chilena Michelle Bachelet, también remarca la «preocupante omisión de asistencia por parte de Carabineros a la víctima, que tuvo que ser auxiliada por otros manifestantes y rescatistas civiles». 

«No es excepcional»

Según señaló el representante de ONU Derechos Humanos en América del Sur, Jan Jarab, «el caso del puente Pío Nono no es excepcional, sino que se suma a la ya extensa lista de otros casos de violaciones de derechos humanos por parte de fuerzas del orden cometidas en el contexto de manifestaciones sociales».

El organismo recuerda que varios de esos abusos han sido documentados en distintos informes a nivel nacional e internacional, como el que publicó la Oficina después de su misión en 2019, los de Amnistía Internacional, de Human Rights Watch, del Instituto Nacional de Derechos Humanos, entre otros.

A razón de ello, Jarab hizo una observación hacia el Gobierno de Sebastián Piñera: «Preocupa el continuo e incondicional respaldo a las fuerzas del orden y seguridad, pues son conductas reiteradas», dijo. Y llamó a «que se identifiquen los patrones y analicen las causas que favorecen estas conductas». 

El comunicado de la ONU señala que una «reforma profunda» de las fuerzas del orden y seguridad es necesaria, bajo «los pilares la profesionalización de sus agentes, formación en derechos humanos, subordinación a la autoridad civil y especialmente, mecanismos de rendición de cuentas en todos los niveles».

Por último, la entidad insta al Gobierno a «abordar las causas estructurales de la conflictividad en la sociedad, como la desigualdad socioeconómica y la inequidad social». Y  agrega que «el Estado debe proteger los derechos humanos de todas las personas en condiciones de igualdad y no discriminación».

«No se cayó, lo lanzaron»

Este lunes, un grupo de madres de víctimas de la brutalidad policial encabezaron una protesta frente al Palacio de la Moneda, la sede presidencial, en Santiago, para pedir justicia por el caso del joven que cayó al río, y exigir la renuncia de las autoridades policiales. 

«No se cayó, lo lanzaron», gritaron las manifestantes, a días de cumplirse el primer aniversario del estallido social ocurrido en Chile. 

(RT)

Comentarios Facebook