Este martes 6 de octubre el sociólogo y politólogo argentino, Atilio Borón, calificó como una “pena” y un “retroceso” la decisión del gobierno de Argentina de apoyar “con fuerza” el trabajo realizado por la alta comisionada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet, con respecto a la actual situación de los derechos humanos en Venezuela.

“El gobierno argentino acaba de votar muy mal en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Votó en contra de lo que es la tradición diplomática argentina, ya desde la época de la doctrina Drago de la no intervención. Votó a favor de mantener la injerencia de Estados Unidos a los asuntos internos de Venezuela. Votó con toda la tropa de lacayos, rastreros que obedecen a las órdenes de Estados Unidos, tanto en Europa como en América Latina”, aseveró el intelectual.

Para Borón esto representa una continuidad de la política exterior de Mauricio Macri. Indicó que, para la Argentina, esto significa un retroceso que tendrá graves consecuencias a futuro.

“Da la impresión de que la política exterior argentina ahora va a estar condicionada por el Fondo Monetario Internacional, por el Banco Mundial, por el Banco Interamericano de Desarrollo y por la idea romántica y estúpida de buscar buenas relaciones con Estados Unidos, cuando eso jamás dio resultado”, indicó el analista.

“Se está adoptando la misma política que llevó adelante el presidente Mauricio Macri. Falta que echen a la actual embajadora de Maduro en Argentina y que lo echen a Evo y a Álvaro García Linera, para que estemos otra vez en punto muerto. Una pena, una gran oportunidad perdida. No sé si va a haber posibilidad de rectificación de rumbo”, recalcó.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook