La recesión causada por la pandemia será menos severa de lo previsto en 2020 gracias a la apertura en algunas economías avanzadas, aunque la reactivación pierde fuerza, previno el Fondo Monetario Internacional este martes 13 de octubre.

El FMI espera una contracción del PIB mundial de 4,4% este año, frente al 5,2% estimado en junio.

El nuevo coronavirus deja más de 1,07 millones de muertos en el mundo. En Europa, Francia, España e Inglaterra, que enfrentan una nueva ola de contagios, multiplican las medidas puntuales para evitar un confinamiento generalizado que podría ser devastador para la economía.

“Vivir con el nuevo coronavirus es un desafío distinto, pero el mundo se adapta”, consideró la economista jefe del organismo, Gita Gopinath, en una publicación de blog que acompaña el último informe de previsiones económicas mundiales del FMI (WEO).

La revisión al alza refleja datos económicos mejores a lo previsto en el segundo trimestre, en particular en economías desarrolladas de Europa, en Estados Unidos, y en China, cuna del virus.

Todas las regiones del mundo parecen comportarse mejor a lo esperado, pero caen en la excepción las economías emergentes y en desarrollo en conjunto: para ellas, la previsión empeoró a una caída colectiva de 3,3% en 2020.

El PIB de Estados Unidos, la mayor economía mundial, caerá 4,3% contra el 8% estimado antes, mientras que la economía de la Zona Euro caerá 8,3%.

“Sin embargo, esta crisis está lejos de terminar”, advirtió Gopinath. Y ante esta inmensa incertidumbre, el FMI revisó nuevamente a la baja la recuperación esperada para 2021 (+5,2%, -0,2 puntos).

“La recuperación será probablemente larga, desigual e incierta”, resumió la economista retomando términos ya manejados por el organismo internacional.

Desde las previsiones anteriores, de junio, “las perspectivas se deterioraron considerablemente en algunos países emergentes y en desarrollo donde las infecciones aumentan rápidamente”.

Luego de la contracción histórica de 2020 y la reactivación esperada en 2021, el nivel del PIB mundial debería ser apenas superior al de 2019, detalló el Fondo.

El organismo estima que a mediano plazo, las perspectivas serán mediocres ya que el distanciamiento social persistirá probablemente hasta fines de 2022, lo cual impide una verdadera recuperación.

Además, no puede excluirse un escenario peor, con una intensificación de las infecciones combinada con una desaceleración de los avances en la búsqueda de tratamientos y vacunas, que obligue a las autoridades a medidas más duras.

Unos $ 28 billones en pérdidas

En este contexto, que la economía mundial retome la trayectoria esperada antes de la pandemia es difícil. El FMI calcula que la pérdida acumulada de PIB para 2020-2025 será de unos 28 billones de dólares, 11 billones solo en 2020-2021.

“Es un serio revés para la mejora del nivel de vida” de la población, señaló Gopinath.

Como el Banco Mundial, el FMI teme que esta crisis haya acabado con los progresos realizados desde los años 1990 en la reducción de la pobreza en el mundo, y que la desigualdad crezca.

El cierre de escuelas, un sacrificio para generaciones enteras, añade “un desafío más”.

El volumen del comercio de bienes y servicios en el mundo caerá, y aunque la baja será menor a lo esperado en 2020 y habrá un repunte en 2021, igualmente la cifra es importante para este motor de crecimiento: -10,4% para este año en los intercambios.

“Son tiempos difíciles pero hay espacios para la esperanza”, matizó la economista del FMI. “Los tests se intensificaron, los tratamientos mejoran y los ensayos de vacunas se desarrollan a un ritmo sin precedentes, algunos ya en el estadio final”.

La directora general del FMI, Kristalina Georgieva, insiste desde hace varias semanas en que es clave que todas las innovaciones sean producidas a gran escala para beneficio de todos los países.

“Este esfuerzo debería incluir una dosis de ayuda multilateral para distribuir dosis (de vacunas) a todos los países a precios accesibles”, añadió de su lado Gopinath.

En espera de una vacuna, el FMI recomienda nuevamente a los gobiernos mantener las ayudas a los más pobres y aumentar el gasto público focalizándolo sobre proyectos “verdes” generadores de más empleo.

Las reuniones del FMI y el BM se llevan a cabo en formato virtual del 12 al 18 de octubre de 2020.

(AFP)

Comentarios Facebook