En la recta final de la pugna presidencial de Estados Unidos, los dos candidatos con oportunidad de ganar, el demócrata Joe Biden y el republicano Donald Trump, se disputan el electorado del estado de Florida acusándose mutuamente de ser chavistas y utilizando países, partidos y figuras latinoamericanas como rehenes de sus campañas.

En su emisión del miércoles 14 de octubre, el programa Desde donde sea fue dedicado a las últimas incidencias de la disputa por la Casa Blanca, en las que, según expresó el moderador del espacio, Miguel Ángel Pérez Pirela, «se hace cada vez más evidente el rol de ciertos países, partidos, figuras y gobiernos latinoamericanos en el andamiaje político-electoral de EEUU». Su conclusión es que estos factores han sido literalmente secuestrados por las campañas de Trump y Biden.

El fenómeno se observa más que nada en Florida, un estado decisor en las elecciones estadounidenses, donde Venezuela y Cuba son una especie de piñata  a la cual hay que darle bien duro para recoger los votos que necesitan los dos candidatos.

«No tengo dudas de que Biden va a arrasar en votación ciudadano a ciudadano, hombre a hombre, mujer a mujer. Pero hay que tener en cuenta que en 2016 Hillary Clinton sacó 3 millones y medio más de votos que Trump y perdió porque a Trump lo salvó el milagro de los colegios electorales. Esta vez no ocurrirá necesariamente. En los colegios electorales también las encuestas favorecen a Biden», dijo Pérez Pirela.

Un dato importante es que ya más de once millones de personas votaron en ausencia en 38 de los 50 estados, una cifra récord, pese a las críticas de los republicanos y especialmente de Trump a esta modalidad de voto por correo.

«El relativo uso de tapabocas ha caracterizado el fin de la campaña de Trump, luego de su hospitalización. Es raro porque o Trump estuvo enfermo desde antes de que lo anunciaran, o la Covid-19 solo le duró dos días y medio. Nos recuerda mucho al coronvirus de Álvaro Uribe Vélez, que solo estuvo enfermo 48 horas. O nos dijeron mentiras o es un coronavirus medio chimbón. Lo cierto es que apareció en actos de campaña sin tapabocas y lanzando besos», comentó.

Respecto a no usar tapabocas, Trump sigue en su papel de líder desafiante. «Ya pasé por eso, dicen que soy inmune, me siento muy poderoso», dijo y les lanzó tapabocas a los asistentes.

«No estoy seguro de recibirle un tapaboca a Trump. Me parece que si ese señor me lanza un tapaboca, yo salgo corriendo», bromeó el filósofo y comunicador, y agregó  que la primera dama confirmó que el hijo menor de Trump dio positivo también. 

Aparte de Florida, Trump ha tratado de atender en estos tramos finales a otro estado clave, Pensilvania, que lo apoyó en 2016 pero que ahora puede cambiar porque incumplió su promesa de un milagro económico. «Ese milagro se dio pero al contrario porque EEUU están sumergidos en una crisis solo comparable con la de inicios del siglo pasado», sostuvo.

Citó notas de AFP, Reuters y France 24 en las que se indica que  los estrategas de Trump «temen particularmente perder desde las zonas suburbanas de los extremos sureste y suroeste e incluso el fiel centro rural, industrial y evangelista del estado de Pensilvania”.

Otro reporte indica que en Florida, Biden tiene una preferencia particular en personas mayores, lo que podría cambiar la balanza respecto a 2016, cuando Trump ganó por 1,2%. Es más atractivo para los mayores de lo que fue Hillary Clinton, según Kevin Warner, profesor de la Universidad Atlántica de Florida.

Sin los votos de Florida es muy difícil que Trump gane. De acuerdo a los últimos sondeos, el demócrata está arriba por 51% contra 47%. Esas mediciones de opinión indican que la pandemia es el punto nodal de las elecciones, junto a temas como la economía, el racismo y la igualdad.

Ante lo mal que le va en esos asuntos de fondo, Trump opta por apoyarse en la confusión ideológica y para ello ha secuestrado a países como Venezuela, Cuba y Colombia. «Trump ha intentado vincular a Biden con políticas e ideas socialistas o lo que ellos identifican como tal. El lunes dijo que ‘nuestro país no puede sobrevivir como una nación socialista. Y eso es lo que los demócratas quieren. EEUU nunca se convertirá en una versión a gran escala de Venezuela». 

También ha continuado con su estrategia de descalificar a Biden por su edad (aunque él también tiene más de 70 años) y por su carácter apacible. «Todo control ya se lo están quitando a ‘Sleepy Joe’. No tiene nada qué decir». Al mismo tiempo lo tacha de socialista y lo culpa de tratar de hacer de EEUU una Venezuela grande. 

«No lloveré sobre mojado, pero aquí se observa el nivel de manipulación. Obviamente, Biden no tiene nada de socialista. Tanto republicanos como demócratas han tenido la misma política de sanciones y bloqueos. No hay una real diferencia en términos de política internacional». 

Pero Trump no es el único que se hace de símbolos relacionados con Venezuela. En Florida, la campaña de Biden colocó una valla gigantesca con los ojos de Chávez en la cara de Trump. «Se están peleando a ver quién le dice al otro que es más socialista y chavista. La campaña presidencial de la superpotencia mundial, se está dirimiendo en esos términos», puntualizó.

Tal campaña no va dirigida específicamente a los venezolanos con derecho a voto en EEUU, pues son solo 120 mil venezolanos, más de la mitad en Florida. Según una encuesta  realizada a finales de agosto por  la Universidad del Norte de Florida, para El Diario,  siete de cada diez venezolanos votarían por Trump.

«El nivel de la campaña en Florida es realmente bajo desde todo punto de vista. Se fundamenta en decir quién es más chavista que otro. El comando de Trump difundió un video en español, dirigido a los latinos, en el que acusa a Biden de agente del castrochavismo. Aparece Gustavo Petro declarando que votaría por Biden. Se le acusa de darle la espalda a Nicaragua (otro país secuestrado por la guerra sucia electoral) y apoyar a los Castro en Cuba. Apela al presunto castrochavismo mostrando imágenes del encuentro de Biden con Nicolás Maduro en Brasil, en la toma de posesión de Dilma Rousseff. Se dice que Biden es demasiado débil para enfrentar al castrochavismo. En cambio, Trump se presenta como el duro y  joven, aunque tienen casi la misma edad», reseñó Pérez Pirela.

¿Qué hizo Trump respecto a Latinoamérica?

Utilizando materiales recopilados por el Equipo de Investigación de Desde donde sea, el conductor del programa hizo un levantamiento de las cinco acciones del gobierno de Trump frente a América Latina:

1)      Redujo al máximo la migración, limitando la concesión de asilo a migrantes de seis países, incluyendo a El Salvador, Haití, Nicaragua y Honduras. Impuso medidas en la frontera con México que causaron indefensión para los solicitantes de asilo y la separación forzada de niños de sus familias, generando una grave crisis humanitaria y fomentando el tráfico de personas. Agitó esta cuestión acusando a los mexicanos de criminales, movilizando el racismo presente en parte de la sociedad estadounidense, y lanzando una guerra cultural contra los inmigrantes y los 60,6 millones de latinos que viven en el país. Vinculó el control de la migración y el ataque a los latinos, para hacer realidad la teoría según la cual la política exterior es una prolongación de la política interna.

2)      Ejerció durísimas presiones sobre México y Canadá para obtener una reforma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, al tiempo que retiró a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico. También chantajeó en 2019 al gobierno mexicano de Andrés López Obrador con las tarifas arancelarias y amenazó con cerrar las puertas a las importaciones si no detenía a la migración proveniente de América Central. Redujo la asistencia internacional al desarrollo para El Salvador, Guatemala y Honduras (el Triángulo Norte) como penalización por no evitar que sus ciudadanos intenten emigrar hacia EE UU. Así, desplazó la frontera Sur desde el Río Grande al límite entre México y Guatemala.

3)      Con el fin de ganar el apoyo de la comunidad cubanoamericana y venezolana en Florida, frenó el proceso iniciado por Obama al restablecer en 2014 las relaciones diplomáticas con Cuba. Impuso nuevas sanciones y restringió los vuelos con la isla. Paralelamente, aceleró las sanciones contra Venezuela, jugó con la idea de una intervención militar y ha desestabilizado diversos intentos diplomáticos.

4)      Amenazó con disminuir los fondos destinados al Acuerdo de Paz en Colombia, aunque no tuvo apoyo en el Congreso. Pero la Administración ha presionado fuertemente al gobierno de Iván Duque para que retome las fumigaciones de territorios con cultivos de coca. Esta es una práctica controvertida debido a su real eficacia y los efectos sobre los seres vivos y la naturaleza.

5)    Intentó  combatir la presencia de China y Rusia. La Administración Trump ha indicado que desea regresar a la Doctrina Monroe que hace 200 años estableció que ninguna potencia extranjera tenga influencia en el continente, excepto EEUU, claro. El volumen comercial entre China y América Latina creció el 200% entre 2006 y 2016, mientras que en el mismo periodo el incremento con EE UU fue sólo del 38%.

«Estas políticas se ubican en el nuevo Marco Estratégico para el Hemisferio Occidental, que incluye la seguridad territorial de EE UU, promover la democracia y el Estado de Derecho, contrarrestar la influencia “maligna” de potencias extranjeras, y fortalecer las alianzas con países con afinidades. La estrategia no tiene ninguna mención a la crisis medioambiental ni a la desigualdad, pero pone énfasis en controlar la migración y las fronteras», explicó.

Posible actitud de Biden

Pérez Pirela señaló que «si bien no tenemos una bola de cristal para pronosticar lo que haría Biden respecto a América Latina en caso de asumir la presidencia, podemos analizar los posibles escenarios y para eso vamos a citar lo que al respecto dice CNN». Para ello citó fragmentos de un artículo publicado en el portal en español de esa cadena de noticias.

«Tras haber sido vicepresidente de Barack Obama durante ocho años y con varias responsabilidades de política exterior, Biden es alguien con experiencia en América Latina. Ha visitado 16 veces la región. (…) Se involucró de cerca en los temas migratorios del Triángulo del Norte y de los negocios en México, y siguió de cerca el acercamiento de Washington con La Habana».

Según CNN, Biden podría traer un cambio en la política inmigratoria, no para avanzar sino para volver al status quo anterior, es decir, a la época de Obama. Eso, por sí solo, sería una transformación enorme. Pero la misma CNN acota que es necesario recordar que Obama también deportó a mucha gente.

Pérez Pirela añadió que en el caso particular de Venezuela, no debe olvidarse que fue Obama quien decretó que el país es una amenaza inusual y extraordinaria para la superpotencia mundial.

En cuanto a América Central, Biden y Harris cuentan con un plan de cuatro años por 4 mil millones de dólares que requerirá el compromiso de los países beneficiarios con el fin de mejorar la situación sociopolítica de sus ciudades.

El artículo de CNN prevé que Biden podría eliminar  la deportación de centroamericanos a México mientras esperan una hipotética audiencia de asilo o unificación familiar; restaurar la vigencia del asilo por motivos fundados, incluyendo  la violencia intrafamiliar; suspender la separación de familias; derogar los acuerdos de facto o de jure de Tercer País Seguro con El Salvador, Honduras, Guatemala y México; y ya no deportar a indocumentados sin antecedentes penales del interior del país.

«Lo mismo sucede con las reversiones que promovió Trump en relación con la política de Obama hacia Cuba. Suprimir el embargo y la llamada Ley Helms-Burton requiere de la aprobación del Congreso. Pero volver a facilitar los viajes, el envío de remesas, permisos para que las empresas estadounidenses se instalen en Cuba -siguió leyendo el moderador-. No parece encontrarse en el horizonte la búsqueda de acuerdos de libre comercio con Brasil (Kamala Harris, su compañera de fórmula, votó contra la ratificación del nuevo convenio con México y Canadá). Tampoco se espera una cooperación más estrecha en materia de pandemias, corrupción o legalización de algunas drogas».

Otro párrafo del análisis de CNN indica que «lo que sí se desvanecería es el efecto de la cercanía de Trump con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y ciertas animosidades podrán atemperarse con el gobierno peronista de Argentina y con un nuevo presidente en Bolivia si Luis Arce -del MAS de Evo Morales-llegara a ganar en las elecciones previstas para el 18 de octubre» y si el gobierno de facto llega a reconocer el resultado, acotó Pérez Pirela.

En cuanto a Venezuela, CNN señala que «el chavismo ha sobrevivido a cuatro presidencias en Washington: Clinton, Bush, Obama y al primer gobierno de Trump. El grado de hostilidad de cada una de ellas ha variado, pero las tensiones entre ambos países han sido constantes. (…) Trump buscó activamente la salida de Nicolás Maduro y ha fracasado. Las sanciones impuestas por Trump sus amenazas y su apoyo tácito a todo tipo de complots contra Caracas no han contribuido a una salida democrática en una de las crisis política y económica que vive Venezuela». 

«Hasta CNN reconoce esto», destacó el analista, antes de mencionar las declaraciones de  Kamala Harris, la candidata a vicepresidenta de Biden, quien ha dicho que «la opción para Venezuela no es entre indiferencia e invasión y dijo que se debe quitar la amenaza de intervención militar de la mesa, promover asistencia humanitaria adicional, y apoyar los esfuerzos de Noruega, el Grupo de Contacto Internacional y el Grupo de Lima para una transición política».

«Si la señora Harris, posible futura vicepresidenta de EEUU, cree que puede contar con el Grupo de Lima para solucionar la crisis que ellos mismos han provocado en Venezuela, está empezando con el pie equivocado», advirtió.

Según CNN, Trump ha combinado politicas agresivas y transnacionales con falta de interés, dejando de lado la diplomacia tradicional y cediéndoles espacios a otros actores, especialmente a China.

El héroe Uribe

En la parte final del programa, Pérez Pirela subrayó que otro país secuestrado por la campaña electoral estadounidense es Colombia. Los uribistas residentes en Florida apoyaron al abanderado republicano durante el evento Latinos con Trump, celebrado el 29 de septiembre en Miami y argumentaron que «así como Trump es el stop al chavismo, Uribe es el muro de contención del castrochavismo en la región». Ese fue el mismo evento en el que las Morillo mezclaron los himnos nacionales de Venezuela y Estados Unidos. «Hasta ahí ha llegado la postura de los venezolanos en relación a Trump», dijo el moderador.

Los nexos del partido colombiano Centro Democrático con la campaña de Trump han sido cuestionados en Colombia, lo que no ha frenado al gobierno de Duque. Por su lado, Trump celebró la liberación de Uribe de su arresto domiciliario y escribió un tuit en el que expresó: «Felicitaciones al expresidente Álvaro Uribe, un héroe, antiguo merecedor de la Medalla Presidencial por la Libertad y un aliado de nuestro país en la lucha contra el castrochavismo”.

Pérez Pirela dejó abierta la pregunta ¿qué van a hacer Duque y Jair Bolsonaro cuando gane Biden?.

Para cerrar el análisis de la presencia de América Latina en los tramos decisivos de la campaña electoral de EEUU, expresó su preocupación por algunos movimientos de equipos militares registrados en los últimos días. Según el portal venezolano La Tabla, un gigantesco avión militar estadounidense ha recorrido ocho países de América Latina desde el 1° de octubre. Se trata de un Boeing C-17 Globemaster III, que  con sus más de 53 metros de longitud, 51 de envergadura y 16 de altura, es imposible de esconder. «Esto es delicado. Recorrió Brasilia, Asunción, Buenos Aires, Montevideo, Santiago de Chile, Costa Rica, Tegucigalpa y Trinidad y Tobago. Puede trasladar más de 70 toneladas de carga. No se maneja información sobre qué transporta. Puede mover helicópteros, vehículos de combate y más un centenar de soldados. Se le ha usado para transportar sistemas de misiles nucleares de la OTAN», alertó.

Libro

La recomendación bibliográfica de la noche fue Por qué se ha reducido el territorio venezolano, del periodista y escritor Earle Herrera.

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook