El partido colombiano FARC, conformado por exguerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), iniciará el 21 de octubre una marcha hacia Bogotá a raíz del asesinato de uno de los firmantes en 2016 del acuerdo de paz, Albeiro Suárez, y el asesinato, desde entonces, de 234 excombatientes.

«A partir de aquí iniciamos la peregrinación por la vida y la paz regando tu semilla (la de Albeiro Suárez) para que germine la reconciliación y la paz entre los colombianos, invitamos a todos los amantes de la paz para que nos acompañen», dijo Rodrigo Londoño, alias Timochenko, presidente de FARC (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común), en un video publicado en Twitter.

Este miércoles 21 en Colombia también habrá un paro nacional, convocado por centrales obreras, en contra del asesinato de líderes sociales y de la represión de la protesta social.

Además, habrá una minga (protesta) social organizada por indígenas, que se encuentran también en Bogotá, donde llegaron hace unos días desde varios puntos del país.

El sepelio de Suárez se realiza este martes 20 en el municipio de Mesetas, departamento de Meta (centro), y este miércoles 21 desde su tumba comenzará la peregrinación por la vida y la paz, anuncia FARC en un comunicado, difundido también en Twitter.

El partido reclama al Gobierno que cumpla con lo firmado en 2016.

La peregrinación «pacífica» empezará en Mesetas y terminará en Bogotá.

De la movilización participarán delegaciones de todos los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR) y de las Nuevas Áreas de Reincorporación de los departamentos de Meta y Guaviare (este).

Tras la firma del acuerdo final de paz entre el Gobierno y la antigua guerrilla de las FARC, en noviembre de 2016, unos 11.000 integrantes y militantes del grupo rebelde se desmovilizaron y dejaron sus armas; de estos, unos 3.400 se ubicaron en ETCR para desarrollar proyectos productivos como parte de su proceso de reinserción a la vida civil.

Sin embargo, algunos antiguos ETCR (cuya vigencia legal fue de solo 24 meses, pero cuyas instalaciones aún se mantienen y ahora hacen parte de los municipios) son objeto de presiones, amenazas y hostigamientos por parte de grupos armados ilegales relacionados con narcotráfico.

(Sputnik)

Comentarios Facebook