La Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) divulgó este miércoles su informe preliminar sobre los comicios generales en Bolivia, en el que reconoció la victoria presidencial del candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce, pero mantuvo su postura sobre las supuestas «manipulaciones» e «irregularidades» en las elecciones celebradas en 2019.

En el documento, de casi 30 páginas, la controvertida misión electoral -cuyo informe en 2019 alentó las protestas opositoras contra Evo Morales que culminaron en un golpe de Estado- ratificó las supuestas denuncias sobre el sistema electoral boliviano el año pasado, pese a que han sido puestas en tela de juicio por estudios independientes.

La misión no solo aplaudió las reformas realizadas durante el Gobierno de facto de Jeanine Áñez al Tribunal Supremo Electoral (TSE), sino que celebró la anulación de los comicios del 20 de octubre de 2019, en los que Morales había ganado con 10 % de ventaja en primera vuelta.

«El TSE realizó un gran esfuerzo, junto a sus funcionarios, para celebrar este proceso electoral con gran profesionalismo. La autonomía e independencia del órgano electoral fue clara, y marcó una gran diferencia en comparación con la cooptación que sufrió el tribunal anterior«, dijo por su parte el excanciller costarricense Manuel González, jefe de la misión electoral.

En el informe se admite que la decisión de anular los comicios y renovar las autoridades electorales en Bolivia el año pasado, después del golpe de Estado contra Morales, se produjo tras las «recomendaciones» de la OEA, derivadas del informe que denunciaba presuntas «manipulaciones e irregularidades detectadas en las elección 2019».

Al respecto, González insistió: «Gracias al informe de auditoría realizado tras las elecciones del año pasado, hoy este país tiene una autoridad electoral independiente y tuvo una contienda más equitativa y transparente. La gente votó en libertad».

El jefe de la misión electoral reconoció que la OEA ha jugado un «papel fundamental» en Bolivia, durante «un año difícil de profundas transformaciones institucionales», aunque no hizo alusión alguna a la instauración de un Gobierno de facto, la violencia política contra los seguidores del MAS y el derrocamiento y exilio de Morales.

Renuncia a Almagro

El documento preliminar fue divulgado horas después de que varios miembros de OEA, agrupados en el llamado Grupo de Puebla, solicitaran la dimisión del secretario general del organismo, Luis Almagro, tras el triunfo MAS.

Desde la agrupación consideran que la contundente victoria de Arce —según los resultados preliminares— confirma que no hubo fraude en los comicios de 2019, en los que Morales fue reelecto, como informó entonces la OEA e insistió Almagro.

La agrupación añade que los primeros estudios, que comparan los resultados de las votaciones en los recintos donde supuestamente hubo «irregularidades» en 2019 con el escrutinio de este año, ratifican el triunfo del MAS en esos centros electorales, incluso con mayor porcentaje a favor de ese partido.

(RT)

 

Comentarios Facebook