Este jueves 29 de octubre la secretaria de Estado para los Asuntos Exteriores de España, Cristina Gallach, informó que su país, por los momentos, no enviará un embajador a Caracas. Indicó que, en lugar de ello, será acreditado el diplomático Juan Fernández Trigo como “encargado de negocios con cartas de gabinete” en Venezuela.

Según la funcionaria, esta decisión tiene su sustento en el hecho de que el Gobierno español no reconoce las últimas elecciones presidenciales en las que resultó electo el presidente Nicolás Maduro.

“Ello es consecuente con el hecho de que la Unión Europea y sus Estados miembros no consideramos que las últimas elecciones presidenciales de 2018 fueran justas ni trasparentes”, señaló.

Con esta decisión España se une a Italia y a Países Bajos. Ambas naciones, en los últimos meses, optaron por limitarse a enviar encargados de negocios a Venezuela, en lugar de embajadores. Esta figura, por cierto, está incluida en la Convención de Viena, en el apartado de relaciones diplomáticas.

Fernández Trigo, quien fuera el embajador de España en Cuba, viajará a Caracas en los próximos días para tomar posesión de su cargo. Por ser solamente encargado de negocios, no presentará cartas credenciales ante el Gobierno venezolano. Su trato por parte del Ejecutivo será inferior al de un embajador.

Esto se produce luego de la fuga del país del dirigente ultraderechista Leopoldo López. Este último, tras pasar año y medio en la residencia del exembajador español en Venezuela, Jesús Silva, actualmente se encuentra refugiado en la península ibérica.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook