Tras el latrocinio que sufrió la sede de la Embajada de Venezuela en Bolivia, el portal especializado en periodismo de datos e investigación La Tabla publicó los nombres de los representantes diplomáticos de Juan Guaidó ante el gobierno de facto de Jeanine Áñez involucrados en los hechos, denunciados por vez primera el pasado mes de agosto en el portal Página Siete.  

La denuncia implica directamente a José Gregorio Cumare Hernández, designado pseudoembajador en La Paz por el Proyecto Guaidó en julio,  precisa La Tabla.

Cumare Hernández, que venía de ejercer como «consejero», presentó sus cartas credenciales ante Áñez en el Palacio Quemado, sede del Ejecutivo boliviano, pocas semanas atrás y colgó una imagen del encuentro en su cuenta de Instagram. 

Otro de los sindicados en el saqueo a la sede diplomática es Arturo Vilar, «consejero político» designado por Guaidó. 

De acuerdo con la pesquisa del portal venezolano, Villar es periodista y estuvo «conectado con organismos policiales» durante la década de 1990. Recientemente «gestionó la fuga de la exfiscal Luisa Ortega a Colombia en 2017» y su acción fue recompensada al ser designado como parte del equipo de Humberto Calderón Berti durante su paso por la pseudoembajada de Venezuela en Bogotá. 

Durante la «gestión» de estos sujetos en Bolivia se habrían vendido «al menos 10 automóviles, 2 motocicletas, 2 lanchas y un gimnasio», información que primeramente publicó Página Siete y que luego confirmó a través de otras fuentes Panam Post, medio asentado en Miami, ligado con la derecha continental. 

En el trabajo periodístico de Panam Post consultado por La Tabla, además de Villar, se «menciona como diplomáticos de Guaidó en La Paz a Rafael Cáceres, capitán Henry Rivas y Maro Martínez». 

Hoy 9 de noviembre, en la retoma de la Embajada venezolana en Bolivia, que estuvo encabezada por el canciller Jorge Arreaza, «se verificó el robo de entre 100 y 150 obras de arte», remata La Tabla. 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook