El próximo 23 de noviembre cesa el pago de las remesas desde Estados Unidos hacia Cuba, a través de Western Union. También se interrumpe el funcionamiento de los 407 puntos de pago que conforman la red de esta compañía estadounidense en Cuba, informó en una comunicación para la población cubana la entidad financiera Fincimex.

Mediante su página institucional en Facebook, Fincimex reiteró que la interrupción del servicio de remesas entre los dos países es responsabilidad única y exclusiva del gobierno de Estados Unidos.

«Como consecuencia de ello, se sostuvieron negociaciones con la empresa Western Union para establecer, de mutuo acuerdo y con suficiente antelación, los procedimientos que garanticen la suspensión ordenada de las remesas desde Estados Unidos a Cuba que se gestionan por Fincimex desde hace más de 20 años, en virtud de un contrato de representación suscrito entre ambas entidades, que desafortunadamente tendrá que ser interrumpido», dice la nota.

La institución cubana igualmente ratificó su voluntad y compromiso con la familia cubana en aras de identificar y sostener flujos ordenados y seguros de remesas.

En una publicación anterior, del mes de octubre, Fincimex había alertado que desde EEUU se intenta establecer una matriz de opinión consistente en que las remesas no se interrumpirían si Cuba aceptara la imposición de ese Gobierno de establecer una red de pagos en Cuba diferente a la red actual.

Como respuesta, esta empresa afirmó que se miente, pues durante más de dos décadas Fincimex ha invertido en equipamiento, locales, preparación, capacitación del personal y en infraestructura de comunicaciones para lograr una red de pago capaz de sostener el alto nivel operacional de las compañías remesadoras internacionales.

El pasado 23 de octubre el Gobierno de EEUU había fijado un plazo de 30 días para la entrada en vigor de las nuevas regulaciones (vinculadas a la remesas) de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento de Estado (OFAC).

Fincimex explicó en su publicación de octubre que quienes diseñaron las medidas conocen muy bien que no sería posible en 30 días organizar soluciones alternativas.

(Granma)

Comentarios Facebook