#LoÚltimo
ENTÉRESE DE LA EUFÓRICA CELEBRACIÓN QUE TIENE MONTADA LA MUD EN ALTAMIRA Y LAS MERCEDES (+ARTÍCULO)
Noviembre 8, 2014
La Iguana Google Plus

SELEBRANDO-ELECCIONES-C.jpg

La Mesa está celebrando su más reciente victoria electoral. No, no se trata del consejo comunal de La Lagunita Country Club, sino del clamoroso éxito obtenido por el Partido Republicano –su casa matriz– en las elecciones legislativas de mitad de período en Estados Unidos.

 

Las escenas festivas se repitieron en los restaurantes de Altamira y Las Mercedes (de a mil y dele el plato), donde los dirigentes opositores chocaron vasos de whisky para congratularse por la pela que la ultraderecha le dio a la derecha en Gringolandia (así son las cosas allá, ¡qué país tan democrático!). “Ahora sí se van a acabar las alcahueterías de Obama con el gobiernucho del Ilegítimo… no le queda más remedio que obedecer al Tea Party e invadirnos”, expresó, con aires de gran sapiencia sobre asuntos norteamericanos, un integrante del grupo de los Reputados Analistas, invitados permanentes a las mesas de la Mesa.

 

“¡Tenemos al Negro rodeado!”, gritó, ya un poco achispado, uno de los miembros del exclusivo club de los Excelentísimos-Embajadores-sin-Embajada (EE-sin-E), mientras un líder mesero se ufanaba de los tuits de felicitación que le había enviado a su pana Ileana Ros-Lehtinen. “Miren, ella me respondió que ahora sí vendrán por el dictador castrocomunista… ¡qué tipa tan simpática es Ileana!”, expresó con gran gozo.

 

Para no quedarse atrás, una doñita fashion de la diplomacia a la sombra sacó su teléfono, entró en Instagram y mostró las autofotos que se hizo con el niño prodigio de la ultra mayamera, Marcos Rubio, durante la más reciente gira de la Mesa por su madre patria. “Marquitos ya empezó a presionar para que le impongan sanciones a Venezuela… ¡tan bello!”, dijo la doñita.

 

Las celebraciones se prolongaron hasta que los locales (de a mil y dele el plato) estaban cerrando, pues la ocasión lo ameritaba… No todos los días se ganan unas elecciones tan requeteimportantes. Los mesoneros llevaron las cuentas a las mesas, y la Mesa las pagó con  la mesada, es decir, como gastos de representación con cargo a la partida especial que pitcha la embassy. Así de sacrificada es la lucha por la democracia.

 

(clodoher@yahoo.com)