Este viernes 20 de noviembre un tribunal de Corea del Sur ordenó indemnizar a 65.000 fanáticos que no pudieron disfrutar de la participación del futbolista portugués Cristiano Ronaldo en un partido celebrado en la ciudad de Seúl en julio de 2019.

Durante el referido juego, en el que la Juventus se enfrentaba a un equipo All Star de la K-League, Ronaldo habría optado por permanecer en el banquillo. Los asistentes, ante ello, interpusieron una demanda legal.

“El implicado estaba en la obligación contractual de hacer que Ronaldo jugara, salvo circunstancias imprevistas”, indicó el juez del distrito de Seúl, de acuerdo con lo reseñado por la agencia surcoreana Yonhap.

La empresa The Fasta, quien fuera la patrocinadora de este partido, deberá cancelar entonces la mitad del precio de la entrada, más 50.000 wons suplementarios (43 dólares) a cada uno de los 162 denunciantes. Para dicho evento, por cierto, las entradas iban desde 30.000 hasta 400.000 wons (26 a 351 dólares).

De acuerdo con el equipo médico de la Juventus, la estrella portuguesa ese día no pudo jugar porque padecía de fatiga muscular. Según el juez, debido a la ausencia del cinco veces Balón de Oro, los aficionados asistentes sufrieron “angustia emocional”.

Hasta el momento, ninguna acción legal ha sido interpuesta contra Ronaldo ni contra su club.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook