Durante el fin de semana se dio a conocer el caso de 16 niños venezolanos que fueron deportados desde Trinidad y Tobago con destino a Delta Amacuro, Venezuela.

Los 16 niños, de entre 4 meses y 14 años de edad, fueron deportados por las autoridades de Trinidad y Tobago a bordo de dos peñeros. Los mismos habrían desaparecido en altamar. Los menores, al parecer, iban acompañados por 9 mujeres.

Según el medio trinitario Guardian, este procedimiento se llevó a cabo aun cuando los padres de los pequeños tenían su estatus legal en la referida nación. Una jueza de la Corte Suprema de la isla habría emitido una sentencia para impedir la acción, pero los barcos ya habían salido de puerto.

Lo más reciente que se sabe de los infantes es que al parecer -sin versión oficial, si no la difundida por algunas personas en Twitter, sus representantes comunicaron que se cree que los niños continúan en la comunidad de palafitos La Barra, donde no existe buena cobertura de señal telefónica.

Se dice que los padres están esperando que los niños regresen a Trinidad y Tobago, razón por la cual las embarcaciones no siguieron navegando por el río Orinoco, y los padres esperan que los botes regresen este mismo martes a la isla caribeña.

Hace pocos minutos, el Ministro de Seguridad Nacional de Trinidad y Tobago convocó a una rueda de prensa para las 2:00 de la tarde.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook