Nápoles, ciudad italiana en la que el astro Diego Armando Maradona hizo una notable carrera futbolística entre 1984 y 1990 y en la que sigue contando con una nutrida legión de admiradores, despidió a su ídolo con un espectáculo de fuegos artificiales frente a un mural gigante –uno de los muchos– de «El Diez» que abundan en la ciudad.

Aunque han transcurrido 30 años desde que Maradona abandonó las filas del SSC Napoli, es una figura cuasi omnipresente en Nápoles y el fanatismo hacia él allí es acaso mayor que en su natal Argentina.

Así, en las calles de Nápoles no es infrecuente toparse con murales, pinturas e incluso altares, en su honor, como recuerdan usuarios de las redes sociales y medios de comunicación.

En Nápoles también se encuentra el famoso museo Maradona, ubicado bajo la tierra, y en el que se exhiben prendas que el astro usó en distintas contiendas futbolísticas, fotografías, documentos, cartas, recortes de prensa y otros recuerdos de interés.

Asimismo, este miércoles, tras anunciarse el deceso de Maradona a causa de un paro cardiorrespiratorio fulminante, el alcalde de la urbe italiana decretó que el estadio San Pablo pasaría a llamarse Diego Armando Maradona.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook