El Gobierno de Hungría ha respondido a las críticas de la estrella de Hollywood George Clooney, quien en declaraciones a la revista GQ puso al primer ministro húngaro Viktor Orbán como un ejemplo del «odio e ira» que reina en el mundo.

Hablando sobre su nueva película, ‘Cielo de medianoche’, ambientada en 2049 en un mundo posapocalíptico, el actor afirmó que «si se permite que ese tipo de odio se propague», nuestra realidad puede volverse como la de esta cinta.

«Cuánto odio e ira estamos todos experimentando en este momento de la historia, en todo el mundo; miren a Bolsonaro en Brasil, o a Orbán en Hungría», aseveró Clooney en la entrevista, publicada el pasado 17 de noviembre.

«Máquina propagandística»

Las palabras provocaron la indignación del Gobierno húngaro, cuyos funcionarios reaccionaron criticando al intérprete por sus «estúpidos» comentarios y sugiriendo que estaba repitiendo la retórica del multimillonario inversor estadounidense de origen húngaro George Soros, un declarado opositor a las políticas de Orbán, quien dirige el país centroeuropeo desde hace más de una década.

«George Clooney es un buen actor, así que merece respeto», pero esto no significa que deba ser tratado «como un oráculo político global», afirmó a HirTV el portavoz de Asuntos Exteriores, Tamás Menczer, quien considera que el artista probablemente tiene «asistentes» en asuntos de política.

El portavoz del Ejecutivo, Ors Farkas, afirmó en un comunicado que el magnate estaba detrás de los comentarios de Clooney. «George Soros aprovecha todas las oportunidades para atacar al Gobierno húngaro. Es bastante frustrante que haya actores, incluso actores no políticos, que implementen tal intención política para Soros», expresó Farkas.

Por su parte, Clooney declaró que solo se ha reunido con Soros una sola vez, durante una reunión de la ONU, y que también tuvo un encuentro con su hijo Alex durante un evento en la ciudad suiza de Davos. «Así que la máquina de propaganda de Orbán está mintiendo, punto final», zanjó en un comunicado publicado el lunes por el sitio web independiente húngaro Telex.

Nacido en Budapest en 1930, George Soros es un partidario de la política liberal global y ha acusado reiteradamente a Orbán, que defiende fuertes políticas de antiinmigración y es descrito cada vez más como ultraderechista, de convertir a Hungría en un Estado «antiliberal», según le cita The Washington Post.

(RT)

Comentarios Facebook