El pueblo francés se volcó este domingo a las calles para rechazar y denunciar el sesgo de sus libertades con la cuestionada ley que busca evitar la divulgación de imágenes de las fuerzas de seguridad.

De acuerdo con la agencia EFE y reportes en las redes sociales, la multitudinaria manifestación inició desde la Plaza de la República hacia la de Bastilla, sin embargo, se amplió a diversas ciudades de Francia. 

Los asistentes fueron reprimidos por la policía, cuyos agentes arrojaron gases lacrimógenos. Según el medio, la convocatoria la promovieron numerosas organizaciones: sindicatos, prensa, defensa de los derechos humanos, “chalecos amarillos”, entre otros. Estos grupos declararon a través de un comunicado que de continuar con el avance de esta medida, Francia pudiera unirse a “la lista de países que violan la libertad de la prensa”.

Uno de los artículos, el 24 para ser más específicos, de esta ley aprobada hace pocos días por la Asamblea Nacional, previo a su tramitación estimada en enero en el Senado, establece un año de prisión y 45.000 euros de multa por difundir imágenes de los efectivos. 

“Impulsa una impunidad policial que ya está bastante presente con un Gobierno al que no le importan los medios para conseguir su objetivo de restablecer el orden”, precisó  Dominic Leroy, técnico audiovisual, citado por EFE.

El primer ministro, Jean Castex, planteó que una comisión independiente evaluará y redactará nuevamente el controversial artículo, no obstante lo pasó otra vez al Parlamento debido al rechazo de ambas cámaras.

El presidente Emmanuel Macron emitió un mensaje en las redes sociales en el cual reconoció que las imágenes relacionadas a la acción de fuerzas del orden contra un productor son “inaceptables”.

(LaIguana.TV) 

 

 

 

Comentarios Facebook