Las posibles consecuencias del asesinato del jefe del programa nuclear iraní, Mohsen Fakhrizadeh, en un atentado terrorista perpetrado el pasado viernes a tan solo 60 kilómetros de Teherán, fue el tema elegido por el doctor en Filosofía y analista político Miguel Ángel Pérez Pirela para la edición de Desde Donde Sea correspondiente al lunes 30 de noviembre. 

Un crimen aparentemente perpetrado por EEUU e Israel que podría detonar la Tercera Guerra Mundial

El evento, en opinión de diversos analistas consultados por él para la preparación del programa, hace suponer que durante las próximas semanas tendrán lugar «peligrosas acciones» que amenazan con desestabilizar el Golfo Pérsico, e incluso, extenderse a otros puntos del orbe, dando lugar a un conflicto a gran escala como el que ya se previó con el asesinato del Jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán, Qassem Soleimani, el pasado 03 de enero.

A inicios de año, recordó el experto, el asesinato selectivo del general iraní mientras visitaba Irak, se presentó como un «gran peligro» en términos geoestratégicos e hizo presagiar inclusive el inicio de la Tercera Guerra Mundial. 

El escenario bélico entró en receso por causa de la pandemia, pero esta nueva escalada, de la que inmediatamente Teherán responsabilizó a Israel y a los Estados Unidos, muy probablemente sea el detonante de un nuevo conflicto regional que posiblemente se extienda más allá, al estar involucrados en la disputa países con poderío nuclear y militar, apuntó. 

Fakhrizadeh falleció a consecuencia de las heridas de bala que recibiera en un atentado terrorista el pasado 27 de noviembre. Los perpetradores hicieron detonar un vehículo cargado con explosivos en la vía por la que se desplazaba el científico, con el propósito de bloquear el camino y obligarlo a detenerse. 

Al cumplir su cometido, le propinaron una ráfaga de ametralladora que resultó letal, pues murió en un hospital cercano al que fue trasladado en un helicóptero pocos minutos después del ataque. 

Tras los eventos, Israel envió comunicaciones a sus embajadas en todo el mundo anunciando «alerta máxima», en virtud de las represalias que podría tomar la República Islámica. 

De su lado, Estados Unidos envió el mismo día un portaaviones y otras embarcaciones de guerra a las aguas del Medio Oriente. 

Pérez Pirela refirió que el ministro de Defensa de Irán, Hosein Dehqanipudé, calificó el hecho como «un acto terrorista» y los medios internacionales alineados con Washington, pese a la gravedad del evento, destinaron poco tiempo y espacio al tema, prefiriendo descalificar a Fakhrizadeh por sus conocimientos sobre el área nuclear y negándose en redondo a mencionar la palabra «terrorismo» y sus derivados. 

El científico, que era director del programa nuclear iraní, se desempeñaba como Director del Centro de Tecnología Avanzada del Ministerio de Defensa. Era, además, como Soleimani, miembro de la Guardia Revolucionaria Islámica y había sido sancionado por la Unión Europea, Estados Unidos y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. 

En sus declaraciones, el Jefe del Ejército de Irán, Esmail Ghaani, dijo que «la mano criminal de Estados Unidos e Israel se ve claramente detrás del asesinato» y denunció que no se trata de «un hecho menor». 

El analista venezolano indicó, asimismo, que estas acusaciones están respaldadas por fuentes estadounidenses, puesto que un funcionario que declaró bajo condición de anonimato y dos fuentes de inteligencia le aseguraron a The New York Times que Israel estaba detrás del crimen. 

Por su parte, el canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, dijo: «Hay indicios serios de que Israel tuvo un papel en el crimen» y el Hossein Dehghan, asesor militar del líder supremo de Irán, Alí Jamenei, acusó a Tel Aviv de provocar «una guerra a gran escala», comentó el también director de LaIguana.TV, quien estima que estas reacciones deben leerse considerando que el presidente estadounidense, Donald Trump, está de salida y el Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, enfrenta una grave crisis política en su país, al estar sindicado por actos de corrupción. 

Agregó que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) prevé que la baja en la demanda de crudo a consecuencia de la pandemia se extenderá y, por ello, 2021 será un año «duro» para el mercado petrolero y muy especialmente para los países en los que el petróleo es su principal fuente de ingresos. 

Desde Moscú, el Gobierno del presidente Vladimir Putin –que respalda el recorte en la producción de petróleo, en aras de estabilizar los precios adoptada por los países de la OPEP–, repudió y condenó el acto terrorista que segó la vida de Mohsen Fakhrizadeh.

El Comandante en Jefe de la Guardia Revolucionaria Islámica, el Mayor General Hossein Salami, denunció el asesinato del científico como acción del sistema de dominación para evitar que Irán acceda a la ciencia moderna. 

El gobierno de Hassan Rouhani envió una comunicación a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la que señala la responsabilidad de Israel en el crimen y advierte contra «cualquier medida aventurera» de Estados Unidos e Israel.

Miguel Ángel Pérez Pirela indicó que las primeras pesquisas ya han dejado establecido que las armas empleadas en el crimen son de fabricación israelí. Específicamente, se trata de ametralladoras tipo revólver.

En declaraciones del senador ruso Konstantín Kosachov, quien preside el Comité de Asuntos Internacionales del Consejo de Rusia, recogidas a propósito del programa, se estima que el asesinato de Fakhrizadeh podría ser el detonante en las hostilidades en el Golfo Pérsico, pues en una publicación en Facebook, el congresista aseguró que «quien quiera que haya estado detrás de este asesinato, su propósito fue desestabilizar la región del Golfo Pérsico provocando a Irán».

Los movimientos iraníes, en el criterio de Pérez Pirela, parecen conceder la razón a Kosachov, pues casi de inmediato el Consejo Consultivo de la República Islámica aprobó –con 232 votos a favor de los 243 posibles– una resolución orientada a intensificar el programa nuclear iraní, específicamente en lo relativo a dar «prioridad máxima» al enriquecimiento de Uranio al 20%. 

En la complejidad del tablero geopolítico, las posiciones dentro de los Estados Unidos no son homogéneas y para ilustrarlo, recuperó los comentarios que hiciera John Brennan, exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), quien calificó el asesinato como «un acto criminal y extremadamente imprudente que podría provocar represalias letales» y desatar «una nueva ronda de conflicto regional». 

Asimismo, al referirse a la participación de Israel en el atentado, Brennan dijo que no sabía si un gobierno extranjero había autorizado el asesinato, pero si hubiere sido el caso, sería «un acto de terrorismo patrocinado por un Estado» que propiciaría ataques fatales contra funcionarios estadounidenses.

Sin embargo, para el analista criollo, muy probablemente el asesinato de Mohsen Fakhrizadeh obedezca a un plan cuidadosamente elaborado sobre el cual hay algunos indicios, entre ellos, el hecho que la semana pasada, «muchas voces advirtieron que Trump estaría intentando lanzar un último ataque contra Irán» antes de abandonar la Casa Blanca y más todavía que en 2018, Netanyahu identificó públicamente al asesinado como director del programa nuclear y lo señaló como objetivo militar.

En concordancia con este proceso de demonización, el Consejo de Seguridad de la ONU lo puso bajo sanciones, aduciendo que el saber de Fakhrizadeh sobre el tema nuclear, implicaba conocimientos útiles para la fabricación de misiles y ojivas nucleares. 

Tampoco parece ser coincidencia, en su opinión que el mismo día del crimen, el Pentágono trasladó al Golfo Pérsico a portaaviones para «apoyar» en la retirada de tropas en Irak y Afganistán y si bien la medida fue tomada antes del asesinato, puede interpretarse como un «mensaje de disuasión» a Irán. 

Las opiniones del exasesor de Seguridad Nacional, John Bolton, sustentan estas especulaciones, pues en su opinión, el atentado terrorista en el que perdió la vida el director del programa nuclear iraní, Mohsen Fakhrizadeh, había sido «un ataque preventivo justificado frente a la amenaza que –supuestamente– supone Irán». 

Bolton es un férreo defensor del unilateralismo estadounidense y se opone al Plan 5+1 con Irán que impulsó y aprobó la administración Obama en 2015 y que fuera abandonado por su sucesor. 

Por su parte, el presidente Donald Trump se hizo eco de los pareceres de un periodista sionista en Twitter, quien valoró el crimen como un «golpe psicológico y técnico para Irán». Para los medios israelíes, comentó Pérez Pirela, esto es indicio de la participación conjunta de Estados Unidos e Israel en el asesinato. 

El «regalo envenenado» que le deja Trump a Biden

Con base en extractos del artículo «Trump deja un regalo envenenado a Biden en Oriente Medio» publicado por la agencia rusa Sputnik, Pérez Pirela ofreció algunos datos que permiten vislumbrar el futuro del Medio Oriente en las semanas y meses por venir. En una palabra: complicado. 

En el texto, firmado por Luis Rivas, se asegura que el «encuentro secreto» entre Benjamín Netanyahu y el príncipe saudí Mohamed bin Salman, «al que asistieron también el Secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, y el jefe del Mossad, Yossi Cohen, es un paso más en el acercamiento entre los dos antiguos enemigos», el pasado 22 de noviembre, forma parte de la estrategia diplomática desplegada por Trump en la región, que supone el acercamiento entre Israel bilateral y quienes han sido sus enemigos históricos, empezando por Arabia Saudita, el otro pilar de la política exterior estadounidense en Medio Oriente.

«El acercamiento entre Tel Aviv y Riad no es una novedad. A pesar de que la posición oficial de Arabia Saudí sigue insistiendo en que solo reconocerá a Israel si ese país llega a un acuerdo de paz con la Autoridad Palestina, el príncipe bin Salman ha apadrinado la normalización con Israel de países como Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, en el marco del Acuerdo Abraham inspirado por el yerno y los asesores de Trump, al que también se ha unido un país africano de mayoría musulmana, Sudán», indica Rivas.

Sin embargo, el autor destaca que el propósito ulterior de Washington e Israel sería debilitar la causa palestina y para ello resulta fundamental lograr que el reino saudí, «soporte diplomático y patrocinador económico durante décadas de la dirigencia palestina», se distancie de esta. 

Los esfuerzos de Trump en ese sentido, refirió el analista venezolano, no parecen haber sido en vano, toda vez que El Riad «ha dejado ver, a través de sus dirigentes y medios de prensa, una crítica a la posición de la Autoridad Palestina de Mahmud Abás».

Lo sucedido el viernes, en criterio de los analistas, representaría «un desafío» para la diplomacia de la administración Biden, quien durante la campaña señaló que quería flexibilizar la política de Trump hacia Irán y hacer volver a Teherán al acuerdo de 2015, pero el asesinato del Jefe del Programa Nuclear va a dificultarlo.

Jugando a dos manos, los asesores de Biden ya dejaron claro que el nuevo gobierno no piensa suspender el traslado de la embajada estadounidense a de Tel Aviv a Jerusalén, una de las principales provocaciones de Trump hacia el mundo árabe y se amparan en que, según ellos, la política en la región cambió durante la gestión de Trump y que no puede regresar a los niveles de la política de Obama. 

Rivas cierra su texto indicando que el crimen perpetrado contra el Mohsen Fakhrizadeh no es un hecho aislado, pues estuvo antecedido por el asesinato a Soleimani, que en su día fue calificado por Trump como un «ataque preventivo». 

Irán, por su parte, respondió atacando dos bases militares de Irak, pero las autoridades del país persa se cuidaron en señalar que esa no era la respuesta al asesinato del general y lo peor estaba por venir.

Así las cosas, Pérez Pirela insistió en que la pregunta que los expertos se formulan es cómo responderá Irán a esta nueva provocación y avizoran un conflicto regional que puede rápidamente alcanzar una escala planetaria. 

De su lado, el canciller de suizo, Ignacio Cassis, condenó el atentado terrorista mortal e instó a las partes a evitar actos de conflicto en el futuro y Agnes Callamard, relatora especial de la ONU sobre asesinatos selectivos y ejecuciones extrajudiciales, escribió: «Un asesinato selectivo extraterritorial fuera de un conflicto militar y la privación deliberada de un ser humano del derecho a la vida es una violación del derecho internacional, de los derechos humanos y una violación de la Carta de las Naciones Unidas, que prohíbe el uso de la fuerza extraterrestre en tiempo de paz». 

La funcionaria añadió que «los regímenes que no utilicen soluciones racionales para resolver los conflictos de manera pacífica tampoco cumplen con sus obligaciones de garantizar el derecho a la vida de los seres humanos».

Pérez Pirela instó a prestar atención a las reacciones que tendrán China, Rusia y Turquía, así como al avance de las relaciones Israel-Arabia Saudita, dada la grave crisis de Netanyahu y la salida de Donald Trump de la Casa Blanca.

Recordó, asimismo, que en una edición anterior de Desde Donde Sea, se compararon gestiones bélicas de las últimas administraciones demócratas y republicanas y, contrariamente a lo que se piensa, los gobiernos demócratas no son menos belicistas que sus pares republicanos, inclusive, en ocasiones, los demócratas han emprendido más conflictos armados que los republicanos. 

De allí que, en su criterio, no puede concluirse que el «regalo envenenado» dejado por Trump, represente un problema para el «pacífico» Biden, pues la política exterior de Estados Unidos cambia muy poco entre administraciones. 

Comentario al cierre

Antes de finalizar la transmisión, el director de LaIguana.TV se refirió a la escalada de precios y a las prácticas lesivas contra la ciudadanía que ha emprendido el comercio.

A ese respecto, refirió que en supermercados de Caracas, amén de cotizar las mercancías en divisas y subirles el precio, como que si se tratase de monedas inestables, ni siquiera los marcan en los productos, razón por la cual los compradores no tienen idea de cuánto cuestan los rubros que necesitan.  

Denunció que esta situación es posible porque el Estado no está ejerciendo el rol contralor que le compete y el gran perjudicado es el pueblo venezolano, que con un salario depreciado y cancelado en bolívares que se devalúan diariamente, se ve privado de adquirir incluso los productos de primera necesidad, que en Venezuela son más costosos que en urbes representativas de la concentración capitalista, como Nueva York, Londres o Tokio. 

Así, advirtió, la mejor campaña electoral que se puede hacer del lado del Gobierno, es poner coto a supermercados, panaderías, ferreterías y afines, pues no es posible que el Estado no esté al corriente de estos desmanes, si es una práctica generalizada y denunciada por la ciudadanía, que además de las violencias ya descritas, debe soportar que le cobren en divisas –aunque gane en bolívares– y se nieguen a darle el vuelto en la misma moneda, aduciendo que no tienen billetes. 

Libro del día

Del argentino Carlos María Domínguez, «Tres muescas en mis carabinas», publicado por Alfaguara.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook