En una zona de campo de Mar del Sur, provincia de Buenos Aires, un hombre que realizaba refracciones en una casa encontró una lápida con dos nombres alemanes, uno de ellos de un jerarca del Partido Nazi. El propietario de la casa se contactó con investigadores locales que reconstruyeron la historia detrás de los nombres. Te la contamos.

Bajo los cimientos de una casa de más de 60 años en el El Remanso, en Mar del Sur (al sur de Mar del Plata), en la primeavera de 2020 hallaron a 30 centímetros bajo el suelo una lápida con los nombres y los años de vida de Clara Probst (1877-1952) y Richard Schmidt (1886-1973), éste último miembro del Partido Nazi. ¿Quiénes fueron?

La historia, publicada por el periódico argentino La Nación, es esta: Schmidt fue número dos del área de finanzas del Partido Nazi en la Argentina (NASDAP), un cuadro de la elite dirigente que representaba en Buenos Aires al movimiento nacional fascista liderado por Adolf Hitler en Alemania.

Schmidt, como se supo después y relata La Nación, en poco tiempo escalaría posiciones dentro de la estructura jerárquica del partido bajo el ala de un poderoso y multifacético nazi Heinrich Volberg, tenaz recaudador del Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei en su versión rioplatense.

«Richard Schmidt aparece en tres listados nazis. Primero, en el archivo del Partido Nazi NASDAP argentino, donde figura como afiliado desde el 1 de julio de 1932; la fecha denota que fue uno de los primeros 200 afiliados de una organización que llegaría a poco más de 2000 selectos miembros, cuatro años después», explicó a La Nación Julio B. Mutti, escritor e investigador. «Schmidt también aparece como vocal de la Sociedad Alemana de Gimnasia de Vicente López, una asociación intermedia fuertemente penetrada por el partido nazi», agregó.

Schmidt, quien se afilió al Partido Nazi con el número 1228541 como «trabajador de la construcción» cuando tenía 46 años, figura además en un tercer listado, relata La Nación.

«El mismo Schmidt aparece además en un documento manuscrito, elaborado por la Comisión Investigadora de Actividades Antiargentinas de 1941, donde figura como importante miembro del Partido Nazi en el área de finanzas, detrás del poderoso Heinrich Volberg», completa Mutti. Volberg se dedicó a recaudar fondos para el partido entre las empresas germanas en Argentina, a los que según La Nación, presionaba para despedir empleados judíos.

Schmidt creció a la sombra de Volberg, quien «no dirigió el partido pero era de la mesa chica», y luego de la expulsión de este, alcanzó más poder entre los cuadros dirigentes del Partido Obrero Nacional Socialista Alemán de la Argentina, cuyos miembros tenían terminantemente prohibido involucrarse en la política interna local.

Del cotejo de los listados con el nombre de Schmidt, fecha y lugar de nacimiento, se desprende que nació en 1886 en Breslavia, región alemana en disputa con Polonia, y donde el antisemitismo de entreguerras caló hondo, dice La Nación. De hecho, Breslavia fue el último bastión de Hitler en la región oriental de Silesia: la ciudad fue sede tanto de campos para el exterminio de residentes judíos como de sanguinarios combates entre alemanes y aliados durante el asedio soviético sobre el final de la Segunda Guerra.

En la casa, que estuvo durante muchos años abandonada, también se encontraron libros escritos en alemán, publicados en Berlín en 1935, durante la consolidación de nazismo en Alemania. El propietario de la casa planea fundar un museo en Mar del Sud, al que donará la lápida.

(Sputnik)

Comentarios Facebook