La violencia armada contra líderes y defensores de Derechos Humanos continúa en Colombia luego que la víspera resultara asesinado otro líder, indígena en este caso, en el noroccidente del país, en la costa del Pacífico.

La mañana del jueves fue asesinado Miguel Tapí Rito, líder indígena de la comunidad El Brazo, Bacurú Purú, en el río Valle, municipio de Bahía Solano (unos 409 km al oeste de Bogotá).

De acuerdo con un comunicado del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), organismo que vela por el cumplimiento de los acuerdos de paz, firmados en La Habana y Bogotá en 2016, Miguel Tapí Rito fue gobernador indígena muchos años de esa comunidad del río Valle.

Según esa fuente, varios hombres armados llegaron a dicha comunidad por el río Valle, se lo llevaron a la fuerza y luego lo degollaron en un terreno cercano, en un modus operandi que se repite cada semana en distintos escenarios del país, con idénticos resultados.

Con el crimen de Miguel Tapí ya son 16 los asesinados en Bahía Solano este año 2020, y llegan a 278 el total de los que han corrido igual suerte en toda Colombia en este mismo lapso de tiempo, cuatro años después de la firma de la paz.

Leonardo González Perafán, líder de Indepaz, resaltó que «No son crímenes aislados ni líos de faldas. Quienes los matan tienen intereses económicos en los territorios y agendas políticas», apuntó que «los grupos armados solo hacen de sicarios y son ´multipropósito´ en los territorios», por lo cual llamó a «ir tras los autores intelectuales y determinadores».

(teleSUR)

Comentarios Facebook