La campaña de Donald Trump dice haber presentado evidencias de fraude electoral durante el conteo de votos de las elecciones presidenciales en Georgia. No obstante, los funcionarios electorales del estado niegan las acusaciones al afirmar que el material presentado refleja «un proceso normal» con las boletas.

Esta vez las acusaciones del mandatario estadounidense, que sigue desafiando los resultados de las presidenciales 2020, fueron apoyadas por una abogada y testigo que se presentó como voluntaria en el equipo legal de Trump, Jacki Pick. Durante la audiencia con el Comité del Senado de Georgia del 3 de diciembre, Pick presentó un vídeo que supuestamente muestra el proceso de conteo de boletas militares y de ausentes en State Farm Arena, en el condado de Fulton.

Los republicanos dicen que en las imágenes se ve que por la noche el personal electoral continúa contando las papeletas de las urnas que fueron sacadas de debajo de una mesa después de que a los supervisores, los observadores republicanos y a la prensa les dijeron que el conteo había terminado ese día.

«De hecho, vemos que lo que pasa es que todos se van, incluidos los observadores republicanos y la prensa, pero cuatro personas se quedan y siguen contando y tabulando hasta bien entrada la noche. Y seguirán contando, sin ser observados, sin supervisión, no a la vista del público, como exige su estatuto, hasta la una de la madrugada», defiende la abogada.

La abogada simpatizante de Trump luego pasó a señalar varias cajas con las boletas que aparecen debajo de una de las mesas y se pregunta de dónde provienen. También dice que fue la persona que anunció el final del proceso de conteo quien colocó la mesa en el lugar donde aparecieron las cajas.

«¿Qué están haciendo estas papeletas allí, separadas de todas las demás?», cuestionó la abogada. «¿Y por qué solo las cuentan cuando el lugar se vacía sin testigos? Estas máquinas pueden procesar alrededor de 3.000 papeletas por hora. Allí hay multitud de máquinas, así que hagan cálculos. ¿Cuántas papeletas pasaron por estas máquinas en esas dos horas en las que no había nadie para supervisar, para estar presente, de acuerdo con su estatuto? (…) Creemos que [esto] fácilmente podría […] estar al margen de la victoria en esta carrera».

El presidente, Donald Trump, a su vez, usó Twitter para calificar lo que a su juicio es fraude en Georgia de «superproducción», e incluso afirmó que «solo esto conduce a una victoria fácil del estado».

«¡Vaya! Lo que tiene lugar ahora mismo en Georgia es un testimonio con un éxito arrollador. Los demócratas llenaron las boletas cuando los republicanos se vieron obligados a abandonar la gran sala de escrutinio. ¡Y saldrán más cosas, pero solo esto conduce a una victoria fácil del estado!», escribió el mandatario.

Los funcionarios del estado niegan las acusaciones

No obstante, el republicano Gabriel Sterling, gerente de implementación del sistema de votación de Georgia, ha declarado en su Twitter que el vídeo fue revisado en su totalidad por los investigadores y que el proceso de conteo de papeletas fue del todo rutinario.

«Los investigadores de la Secretaría del Estado de Georgia vieron el vídeo de 90 segundos de los trabajadores electorales en State Farm Arena con el que pretendían demostrar fraude. Muestra el conteo rutinario de boletas», afirma el funcionario.

Starling reveló a Lead Stories que los trabajadores que se quedaron en la sala eran los responsables de escanear los votos, ya que las boletas no se podían dejar sin escanear durante la noche.

La investigadora en jefe del secretario de estado de Georgia, Frances Watson, a su vez, afirmó que las boletas se encontraban en contenedores normales y que la labor de los responsables que muestra la grabación no tenía nada que ver con sacar boletos de debajo de una mesa.

«No había una caja que tuviera papeletas debajo de esa mesa. Era un recipiente vacío y las papeletas estaban en la mesa cuando los medios todavía estaban allí, y luego se colocó nuevamente en la caja cuando los medios todavía estaban allí y se colocó al lado de la mesa», aseguró.

Trump sigue resistiendo

La supuesta evidencia de Pick se produce poco después de que se celebrasen audiencias similares en otros estados, como Arizona y Michigan.

Además, a principios de la semana, varios denunciantes que supuestamente eran contratistas del Servicio Postal de EEUU (USPS) han reportado lo que a su juicio son ocasiones «extrañas» con la entrega y tabulación de boletas por correo, alegando que los votos fueron contados dos veces.

Los esfuerzos del equipo de Trump por usar a la justicia para desacreditar el resultado de las elecciones presidenciales comenzaron a principios de noviembre, cuando los principales medios de comunicación estadounidenses dieron por ganador al demócrata Joe Biden.

El todavía presidente se sigue resistiendo a conceder la victoria a su rival y alega que hubo fraude masivo. Pretende dirimir el resultado electoral en los tribunales, si bien ya dio luz verde a que la Administración de Servicios Generales (GSA) inicie la transición de poder al equipo de Biden.

(sputniknews.com)

Comentarios Facebook