El Tribunal Supremo del estado de Míchigan (EEUU) rechazó este viernes la demanda planteada por el comando de campaña del saliente mandatario Donald Trump, en la que se cuestionaban los resultados de las elecciones presidenciales en esa entidad, reporta The Detroit News.

«No estamos convencidos de que las preguntas presentadas deban ser revisadas por este tribunal», se dice en la sentencia emitida por ese órgano judicial.

Tras esa decisión, Trump y sus comités de campaña perdieron la última posibilidad de privar al presidente electo, Joe Biden, de su victoria en ese estado pendular. La semana pasada, la Corte de Apelaciones había ya desestimado la demanda, alegando que los resultados electorales ya habían sido certificados.

La demanda en cuestión acusaba a Jocelyn Benson, secretaria de Estado de Míchigan, de haber violado la Constitución local al impedir que los ‘desafiantes’ (observadores que pueden denunciar a quienes les parecen votantes ilegales) pudieran supervisar el conteo de votos en ausencia y las urnas electorales en un centro de votaciones de la ciudad de Detroit.

«Echar a los desafiantes y observadores de las mesas de recuento y negarles la significativa oportunidad de observar el desarrollo de la elección y el recuento de los votos, socava aun más la confianza en la integridad de la elección», rezaba la campaña de Trump en su demanda.

Por su parte, Benson rechazó las acusaciones e hizo recordar que la responsabilidad de asegurar el acceso de todos los observadores recae en los funcionarios electorales locales, que ni siquiera figuraban en la apelación como demandados.

Joe Biden fue proclamado ganador de las elecciones en el estado de Míchigan al obtener 50,6 % de los votos en esa entidad, frente al 47,8 % que recibió Donald Trump.

(RT)

Comentarios Facebook