En Desde Donde Sea, el filósofo y analista político Miguel Ángel Pérez Pirela aludió a la confesión que le hiciera el expresidente estadounidense Barack Hussein Obama a su homólogo Nicolás Maduro, en la que admitía que el Decreto Ejecutivo en el que se designó a Venezuela como una «amenaza inusual y extraordinaria» para la seguridad nacional de los Estados Unidos y con base en el cual su sucesor, Donald Trump, ha sometido a la nación bolivariana a toda suerte de agresiones, había sido un error político. 

El experto refirió que Maduro hizo este comentario durante un encuentro con los medios, tras las elecciones parlamentarias del pasado 6 de diciembre. 

El Jefe de Estado, asimismo, indicó que durante los dos períodos presidenciales de Obama, «había muchos puentes que hacían posible pensar» que se podía «avanzar en una relación de iguales, una relación equilibrada, una relación justa, de los Estados Unidos con la República Bolivariana de Venezuela», pero, lamentablemente, fue este mismo gobernante quien acabó por firmar la Orden Ejecutiva con la que su sucesor, el republicano Trump, ha ejecutado toda suerte de acciones injerencistas en las que el pueblo venezolano ha sido el principal perjudicado.

Empero, el mandatario venezolano puntualizó que «Obama terminó yéndose de la presidencia después de dos mandatos y dejó ese documento ejecutivo en plena validez, lo que explica todos estos cuatro años de políticas injerencistas, violentas, inhumanas, inmorales, contra el pueblo venezolano, contra la República Bolivariana de Venezuela», resumió el también director de LaIguana.TV.

Por otro lado, precisó que un efecto internacional de los comicios legislativos a tener en consideración, fue el nuevo llamado a diálogo con la oposición que hiciera el primer mandatario nacional, en el que solicitó la mediación del Gobierno de Noruega. 

El analista venezolano estimó que se trata de «un guante» que ofrece el gobierno de Venezuela al recién electo gobierno de Joseph «Joe» Biden, para tratar de recomponer las relaciones entre ambas naciones. 

Sin embargo, confesó que no abriga demasiados optimismos sobre el triunfo de esta avanzada diplomática de Caracas, toda vez que durante los últimos días, el Gobierno saliente de Donald Trump ha arremetido nuevamente, con acciones que han ido desde amenazas y sanciones, hasta la designación de un pseudoembajador estadounidense en Venezuela, pero asentado en Bogotá. 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook