pareja-C.jpg

La Organización Mundial de la Salud afirma que los pacientes con diabetes tienen dos veces más riesgo de perder la vida que quienes no sufren la enfermedad. Este dato es alarmante y genera entre las víctimas ansiedad o depresión, pero también impacta su relación de pareja. 

 

Información de la Comunidad de diabetes del Reino Unido, explica que este padecimiento afecta la vida en pareja en diversos planos por las siguientes razones:

 

Cambios de humor
 

Los altos o bajos niveles de azúcar causan cambios de humor como irritabilidad o confusión, estados que pueden provocar discusiones de pareja. Lo recomendable es tomarse un espacio hasta estabilizar el estado de ánimo. En caso de necesitar ayuda, solicitarla gentilmente.

 

Si los cambios de humor son recurrentes y generan situaciones violentas o difíciles de manejar, es necesario buscar orientación médica y sicológica.

 

Bajo deseo sexual
 

La diabetes mal controlada causa baja libido o deseo sexual; incluso se asocia con disfunción eréctil. Mientras que el daño a nervios (neuropatía diabética) afecta la calidad de las erecciones.

 

Stacy Tessler Lindau, directora del Programa de Medicina Sexual Integral en la Universidad de Chicago en Estados Unidos, dice que también la baja de testosterona que sufren hombres y mujeres con diabetes genera desinterés por las relaciones sexuales y, por lo tanto, problemas con su pareja.

 

Lo anterior despierta en la compañera (o) sentimientos como poco amada (o), deseada (o), valorada(o) y atractiva (o). Situaciones que se pueden revertir, en parte, al tener un buen control del azúcar en la sangre.

 

Adaptación a un nuevo estilo de vida
 

Con la diabetes es necesario adoptar nuevos hábitos en la alimentación y estilo de vida en general. Cuando las personas que sufren esta enfermedad sienten que su pareja no las apoya en estos cambios hay sentimientos de rechazo y frustración.

 

Al llevar estilos de vida diferentes es probable que la pareja se distancie y dejen de compartir cosas en común, lo cual provoca que la relación se enfríe.

 

Por ejemplo, en lugar de criticar que la pareja con diabetes no puede de bajar de peso, una buena manera de apoyarlo sería preparar juntos comidas saludables o hacer ejercicio.

 

Comunicación, comunicación y comunicación 

 

De acuerdo con Jen Nash, sicóloga clínica miembro del British Psychological Society, quien ha vivido con diabetes por más de 20 años, aconseja que el primer paso para que esta enfermedad no afecte el matrimonio o noviazgo es tener una conversación honesta y directa con la pareja.

 

Muchas situaciones en las que la diabetes causa tensión es por falta de un diálogo claro y abierto y, por lo tanto, se convierte en una fuente de peleas y resentimientos”, explica la sicóloga.

 

Un diagnostico negativo impacta en el bienestar de la pareja, por ello es importante recibir sicoterapia para sobrellevar la diabetes. Medidas como mejorar la comunicación hacen la diferencia entre una relación saludable o destructiva.

 

(Agencia)

Comentarios Facebook