Los anuncios, planes y rutas compartidas por el todavía parlamentario Juan Guaidó, a menudo son objeto de agrias críticas en las redes sociales y no solo por usuarios comunes, sino también por dirigentes políticos, que aún oponiéndose al gobierno del presidente Nicolás Maduro, no han titubeado al momento de echarle en cara sus errores y cuestionarle sus dislates.

Estos señalamientos han provenido tanto de quienes pertenecen al sector antidemocrático de la oposición, como de políticos del ala democrática que también rechazan al Gobierno Bolivariano y si bien los mensajes tienen grandes diferencias, todos apuntan en la misma dirección: la estrategia adelantada por Guaidó y el grupo minoritario que le respalda para forzar la salida de Maduro del poder, fracasó. 

A continuación, se presenta un recuento de los dardos que le lanzaron algunos de sus compañeros de causa: 

María Corina Machado 

El pasado agosto, la dirigente ultraderechista María Corina Machado divulgó en Twitter una carta pública dirigida al autoproclamado presidente interino, en la que le apuntaba los errores por él cometidos y que, en su criterio, se tradujeron en el fracaso su objetivo. 

En su opinión, la negativa de Guaidó a implementar un «pacto unitario» entre los partidos políticos opositores y otras «organizaciones internacionales» para concretar una intervención armada en Venezuela, fue la causa final por la cual se no pudo cumplir con la meta trazada. 

«Esa ruta que estaba clara y que debías seguir hasta conseguir la victoria fue cambiada… se convirtió en un fiasco», cuestionó en la misiva. 

En noviembre, cuando ya Guaidó había anunciado la consulta inconstitucional con la que pretende extender sus funciones legislativas después del próximo 5 de enero, lo descargó en un artículo de opinión publicado en El Nuevo Herald, por una presunta alianza con sectores del gobierno.

«El gobierno interino del presidente Juan Guaidó, a través de la vocería de su centro de gobierno, propone y pretende imponer que la oposición debe aliarse con el círculo de la dictadura de Maduro para buscar una transición. Con esta alianza cesarían inmediatamente de ser oposición», fustigó entonces. 

Antonio Ledezma 

Otro que no ha callado sus críticas contra Guaidó, ha sido el exalcalde Antonio Ledezma. Este año, al ver que la estrategia sediciosa no lograba concretarse, se pronunció en contra de sus decisiones y actuaciones en un tono cada vez más beligerante y radical, desde la comodidad de su residencia de lujo en Madrid, ciudad en la que reside desde que huyó de la justicia venezolana en 2017. 

El primero de sus cuestionamientos importantes apareció a propósito del acuerdo suscrito entre el gobierno venezolano y un asesor de salud de la Asamblea Nacional afín a Guaidó, que contó con la intermediación de la Organización Mundial de la Salud para realizar esfuerzos conjuntos orientados a atender la crisis derivada de la pandemia. 

Entonces, Ledezma le indicó que el único acuerdo que tenía que firmar era con la DEA, porque, según él, los líderes del chavismo son narcotraficantes. «En Venezuela, con ese régimen venenoso, no habrá plan de salud que valga, hasta que no nos curemos de ese mal diabólico. ¿Estamos?», añadió. 

En su siguiente pronunciamiento, la crítica ya no se basó en un aparente «colaboracionismo», sino que recayó directamente sobre su incapacidad de escuchar, de dejarse ayudar y de anteponer lo que, en su parecer, son los intereses nacionales –derrocar a Maduro por la vía que fuere–, al interés propio.

En otra ocasión, el político le recordó que el tiempo iba en contra de sus propósitos y que por ello, imperaba activar el artículo 187, numeral 11 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en el que, según su muy particular interpretación, se autoriza «el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país».

No conforme con esto, también le exigió realizar una suerte de «limpieza» dentro de las filas opositoras de personas que presuntamente se estarían entendiendo con el presidente Nicolás Maduro «y usurpadores».  

Henrique Capriles Radonski 

El excandidato presidencial también la cargó contra Guaidó en septiembre, al señalar durante un Instagram Live que él se había dedicado a «jugar a ser gobierno en internet», sin tener en cuenta las necesidades y problemas que aquejan a los venezolanos. 

«No podemos seguir jugando a ser gobierno en Internet. O usted es gobierno, o es oposición, no se pueden ser las dos cosas. No se puede seguir obviando la realidad. ¿Quién está en el poder? Maduro», dijo Capriles Radonski.

En su intervención, también criticó el fallido intento de golpe de Estado del 30 de abril de 2019 encabezado por Guaidó y su antiguo compañero de causa, Leopoldo López. Concretamente, les acusó de mentirle a la gente, asegurando que tenían controlada la Base Aérea La Carlota (Caracas), cuando «no pusieron ni un pie en el lugar». 

Empero, la crítica más agria la recibió el plan insurreccional de la oposición liderada por Guaidó: «No le estoy diciendo a nadie que se meta en un callejón sin salida, que se tire por un barranco, pero lo cierto es que el plan que se tenía se agotó, hubo una estrategia y se agotó, y es un gran error seguirla prorrogando», indicó al respecto. 

 Diego Arria 

Análogamente a lo que sucedió con María Corina Machado y Antonio Ledezma, este conspicuo representante de la ultraderecha nacional arremetió contra Guaidó por no actuar con el radicalismo que él habría esperado.  

Arria dijo que el gobierno interino de Juan Guaidó era «una ficción» y que su fracaso se debió a que no fue capaz de ponerse por encima de su partido, Voluntad Popular, sino que acabó «siendo una víctima secuestrada fundamentalmente por su propio partido y por los otros miembros del G4, aunque posteriormente indicó que pese a sus evidentes fallos, todavía estaba a tiempo de rectificar. 

No obstante, la paciencia de Arria con Guaidó se agotó, pues al ser entrevistado por un periodista venezolano asentado en Miami, dijo que a Guaidó «no lo respetan como antes» producto de sus propias actuaciones.  

 Henri Falcón 

En mayo, el líder de Avanzada Progresista y excandidato presidencial, Henri Falcón, aseguró en una entrevista que Guaidó no tenía «nada en la bola» –era un mediocre–, cuyas acciones eran dirigidas por Leopoldo López, a quien tildó como «una persona enferma de poder».  

Posteriormente, Falcón criticó la consulta fraudulenta de Guaidó y también el ejercicio de la oposición en la Asamblea Nacional, pues a pesar de haberla controlado ampliamente, en cinco años no lograron ofrecer soluciones para el país.  

 «¿Al que no tiene para comer lo van a llamar para una supuesta consulta, para decidir si se queda la actual Asamblea Nacional, cuando tuvieron cinco años para gestionar soluciones para el país? No todo puede ser las redes, porque existe un pueblo pobre, humilde, está el que no come. Ese ciudadano está esperando que su dirigencia le gestione soluciones y no complicaciones, esa es la verdadera razón de un político», señaló. 

En los días previos a la «consulta», el dirigente progresista recordó en Twitter que «el voto es el único instrumento de consulta con el poder de concretar cambios» y censuró la iniciativa, no solamente porque no es vinculante, sino porque fue hecha a través de plataformas en las redes sociales.  

 Humberto Calderón Berti 

Tras su salida como pseudo representante diplomático de Guaidó en Bogotá, aconsecuencia de las graves denuncias de corrupción que hiciera, relacionadas con el manejo de la filial de Petróleos de Venezuela, Monómeros, así como de los recursos obtenidos para una supuesta ayuda humanitaria para los venezolanos, Calderón Berti aseveró que el fracaso de Guaidó se debió a que carecía de iniciativa propia y seguía las órdenes de Leopoldo López, a quien señaló como «el titiritero» de ala antidemocrática de la oposición y de ser «un problema para Venezuela y para el Estado».  

En su opinión, los errores de Guaidó comenzaron el 23 de febrero de 2019, cuando aseguró que ingresaría ayuda humanitaria a Venezuela, el intento de golpe de Estado del 30 de abril de 2019 y el haber acordado dialogar en Oslo y Barbados con el gobierno del presidente Nicolás Maduro.  

«Estos tres errores tienen la firma de Leopoldo. Buena parte del capital político que ha perdido Guaidó es por culpa de Leopoldo López», sentenció durante una entrevista con La Gran Aldea.  

 Enrique Ochoa Antich 

Este político, que pertenece al sector moderado de la oposición democrática, ha sido un gran crítico de las estrategias sediciosas implementadas por la oposición antidemocrática en general y del «interinato» de Juan Guaidó, en particular.  

Su crítica directa más reciente fue sobre la «consulta virtual», a la que calificó como «una pantomima» y «un acto desesperado por intentar salvar del naufragio del 6 de diciembre la poquita legitimidad que les queda». 

(LaIguana.TV) 

 

 

Comentarios Facebook