La Cámara de Representantes y el Senado de EEUU suspendieron la sesión de certificación de los votos de Colegio Electoral debido a que partidarios del presidente Donald Trump irrumpieron en el Capitolio. Las fuerzas de seguridad usan granadas aturdidoras y munición no letal para dispersar a los manifestantes.

Los enfrentamientos han dejado a un mujer en estado grave debido a una herida de bala en el pecho, de acuerdo con la información de AP.

La Policía evacuó oficinas de legisladores luego de que los manifestantes ingresaran al Capitolio, informó el congresista demócrata Ritchie Torres en un comunicado. Las imágenes en las redes sociales muestran a las fuerzas del orden con sus armas desenfundadas y apuntando hacia una puerta con barricadas en el piso.

Debido a los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes, la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, declaró un toque de queda desde la noche del 6 hasta la madrugada del 7 de enero. Por su parte, el estado de Virginia envió tropas de la Guardia Nacional a la capital para ayudar a controlar las protestas.

Un corresponsal de Sputnik en el lugar informó que los manifestantes rompieron el cordón de seguridad cerca del Capitolio, tras lo cual la policía lanzó gases lacrimógenos. Varias personas han resultado heridas.

Por su parte, el presidente Donald Trump exhortó a sus partidarios que ingresaron a la fuerza en el Capitolio a no ejercer la violencia y proteger la ley.

«Le pido a todos en el Capitolio de EEUU a que permanezcan pacíficos. ¡Sin violencia! Recuerden, somos el partido de la ley y del orden, respeten la ley y a nuestros grandes hombres y mujeres de uniforme azul. ¡Gracias!», publicó el mandatario en su cuenta de Twitter.

(sputniknews.com)