Irán ha calificado de «toma de rehenes» que Corea del Sur le congele 7.000 millones de dólares. Responde así a las acusaciones de Seúl, quien sostiene que arrestó a un barco surcoreano.

El portavoz del Gobierno iraní, Ali Rabiei, detalló durante una conferencia de prensa virtual que las autoridades del país asiático rechazaron transferir este dinero a Teherán. Y es que este no cumple con las sanciones estadounidenses.

La declaración tiene lugar tras las acusaciones por parte de Seúl de que la incautación de un barco surcoreano por Irán equivalía a una toma de rehenes.

«Nos hemos acostumbrado a tales acusaciones (…) Pero si hay alguna toma de rehenes, es el Gobierno de Corea de Sur, el que tiene como rehenes por motivos infundados 7.000 millones de dólares que nos pertenecen», afirmó Rabiei a los periodistas.

El 4 de enero un barco petrolero con bandera surcoreana fue incautado en el golfo Pérsico por la Marina de la Guardia Revolucionaria iraní justificándolo con una presunta contaminación ambiental.

La tripulación de la embarcación, formada por ciudadanos de Corea del Sur, Indonesia, Vietnam y Birmania, fue detenida en la ciudad portuaria iraní de Bandar Abbas. No se precisa el número de miembros de la tripulación detenido o dónde estaban siendo retenidos.

(Sputniknews)

Comentarios Facebook