El diputado a la Asamblea Nacional (AN) Diosdado Cabello comentó que los sucesos que se ejecutaron el miércoles 6 de enero en el Capitolio, sede del Congreso estadounidense en Washington, son una fiel representación del vandalismo y la violencia inoculada en la sociedad de los Estados Unidos que pretendió importarse e imponerse en Venezuela en los distintos planes sediciosos perpetrados por los grupos extremistas vinculados a Leopoldo López, Juan Guaidó, Fredddy Guevara, Julio Borges, entre otros. 

En su programa Con el mazo dando, que transmite VTV, Cabello dijo que fue muy extraña la permisividad con la que entraron los vándalos a la sede del senado de los Estados Unidos, pues las fuerzas policiales prácticamente no reprimieron a los asaltantes supremacistas blancos y seguidores de Donald Trumo como regularmente lo hacen con las protestas pacíficas que protagonizan las comunidades afrodescendientes que terminan siendo víctimas, incluso, de asesinatos y excesos de violencia policial, como fue el caso de George Floyd. 

El jefe del bloque de diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) dijo que ese tratamiento a los manifestantes blancos contrasta con el que le dieron a la protesta en la que murió George Floyd «cuando desplegaron todo un dispositivo de seguridad y represión para controlar a los manifestantes pacíficos y ahora casi pasaron como Pedro por su casa hasta el parlamento».  

El vicepresidente del PSUV comentó que la espiral de violencia que experimenta Estados Unidos desnuda a una sociedad enferma la cual quiso ser impuesta en Venezuela por la ultraderecha venezolana con el apoyo de Trump. 

«Los Manitas Blancas, la fiesta mexicana de Tovar Arroyo y Mariguanita Guevara son gente enferma por el poder que son capaces de arrastrarse y que haya muertos, por eso a Leopoldo López los 43 muertos de las guarimbas de 2014 no les importan e incluso Guaidó los considera una inversión a futuro», dijo Cabello. 

(LaIguana.TV) 

 

Comentarios Facebook