Este miércoles 6 de enero, durante el asalto perpetrado en el Capitolio de los Estados Unidos por parte de los seguidores del presidente saliente Donald Trump, una mujer fue abatida por los cuerpos policiales que custodian el Parlamento. Su nombre era Ashli Babbitt, una exveterana de guerra y ferviente seguidora del magnate republicano.

En su cuenta de Twitter, la dama, de 35 años de edad, se autodenominaba “excombatiente” y “libertaria”. Minutos antes de recibir el disparo, esta ciudadana tuiteaba mensajes incitadores con el fin de que los manifestantes ingresaran al Palacio Legislativo.

“Nada nos va a parar, la tormenta está aquí y llegará a Washington en menos de 24 horas. De la oscuridad, a la luz”, escribió Babbitt un día antes de los acontecimientos. Aunado a ello, se había dedicado a retuitear numerosos mensajes de personas que, como ella, acudirían a Washington DC para cumplir con la convocatoria de Trump.

Babbitt, al igual que el resto de los seguidores de Trump, respaldaba la teoría conspirativa referente a un supuesto fraude electoral cometido en los comicios presidenciales del pasado 3 de noviembre. “Estoy devastada. Nadie nos notificó su muerte, nos enteramos por televisión. Sinceramente, no sé qué puedo decir. Realmente no sé por qué decidió hacer esto”, declaró su suegra Robin Babbit a The New York Post.

Ashli Babbitt era veterana de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Llevaba 14 años de servicio en dicha institución. Durante los mismos, cumplió misiones en Afganistan, Irak y Kuwait. Se hallaba residenciada en la ciudad de San Diego, California, junto a su esposo Aaron Babbitt. Este último confirmó a la cadena local de San Diego Kusi News que su mujer era conocida por ser una gran patriota y seguidora de Trump.

La pareja, desde hacía varios años, gestionaba un servicio de mantenimiento de piscinas. Por este motivo, debido a asuntos relacionados con el negocio, el marido de Babbitt no la acompañó a las protestas del Capitolio. Según él, no sabía que su mujer había viajado sola a la capital.

Los videos de la muerte de Babbitt se hicieron virales rápidamente a través de las redes sociales. En uno de ellos se observa claramente al ejecutor del disparo que acabó con su vida. La hoy occisa, de acuerdo a las imágenes, se hallaba montada en un objeto y por ello su rostro sobresalía por encima del resto de los manifestantes.

Babbitt fue trasladada de emergencia a un centro hospitalario, con una severa hemorragia en el cuello ocasionada por el disparo. Ella falleció luego de ser ingresada a emergencias.

Las autoridades han iniciado una investigación para aclarar las circunstancias exactas de la muerte de la joven. Según el jefe del Departamento de Policía Metropolitana de Washington DC, Robert Contee III, el disparo fue ejecutado por un agente del Capitolio.

Durante las protestas, por cierto, otras tres personas resultaron fallecidas. Estas fueron identificadas como Benjamin Phillips, de 50 años de edad, oriundo de Ri, Pensilvania; Kevin Greeson, de 55 años de edad, originario de Athens, Alabama; y Rosanne Boyland, de 34 años de edad, procedente de Kennesaw, Georgia.

Recordemos que este miércoles seguidores de Trump rompieron las barreras de seguridad del Capitolio, durante una reunión conjunta entre el Senado y la Cámara de Representantes, en la que se contarían los votos electorales que convertirían de manera oficial al demócrata Joe Biden como nuevo presidente de los Estados Unidos.

Luego de que el vicepresidente Mike Pence abriera la sesión del Congreso, los manifestantes que se hallaban en los alrededores irrumpieron en la sede legislativa. En medio de enfrentamientos con los agentes, las personas lograron incluso ingresar al Statuary Hall. El Palacio fue evacuado de inmediato.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook