El Gobierno argentino ordenó el cierre de fronteras y recomendó a sus ciudadanos suspender viajes al exterior en respuesta al pico de contagios que atraviesa este país sudamericano, según se informó en el Boletín Oficial.

«Se estableció la prohibición de ingreso al territorio nacional de personas extranjeras no residentes en el país por medio de puertos, aeropuertos, pasos internacionales, centros de frontera y cualquier otro punto de acceso, hasta el día 31 de enero de 2021», informó el Ejecutivo argentino.

Las autoridades también aclaran que «la salida y el reingreso desde y hacia el país implicará la aceptación de las condiciones sanitarias y migratorias del país de destino y de la República Argentina al regreso, asumiendo las consecuencias sanitarias, legales y económicas derivadas de la misma».

Más temprano este viernes 8 de enero, el Gobierno argentino presentó un decreto que le permite a los gobernadores poder restringir las actividades nocturnas para evitar una aceleración en el contagio del nuevo coronavirus.

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, dijo que en una situación de verano, de mayor circulación, la nocturnidad es el mayor foco de infección, teniendo en cuenta que se relajan las medidas en restaurantes y bares, espacios cerrados, donde la gente permanece durante mucho tiempo.

El Ministerio de Salud de la Nación informó el jueves 7 que se registraron 146 muertes y 13.835 nuevos casos positivos de COVID-19 en una jornada.

Con estos datos, el total de infectados asciende a 1.690.006 y los fallecidos suman 44.122.

(Sputnik)

Comentarios Facebook