Con un firme alerta sobre la imposición de una suerte de dictadura mundial a cargo de seis empresas del ámbito de la computación y las redes sociales, comenzó la tercera temporada del programa Desde donde sea, que conduce el filósofo y analista venezolano Miguel Ángel Pérez Pirela.

En su primera emisión de 2021, revisó los hechos más recientes de Estados Unidos, donde a su juicio ocurrió un intento de golpe de Estado, y se enfocó en la conducta que asumieron los dueños de las corporaciones que controlan el flujo mundial de comunicación digital, quienes decidieron censurar las cuentas del aún presidente de EEUU, Donald Trump, dejando así claro que ejercen ya una especie de supragobierno global, con la facultad de dictaminar lo que debe y lo que no debe decirse en las redes sociales.

Año fundamental
Pérez Pirela comenzó reflexionando acerca de lo que se vislumbra que traerá el año 2021 en materia política, económica y social. “Será un año fundamental. En Latinoamérica se vienen varias elecciones clave, que se sumarán a las que hubo en 2020”, dijo.

Otro aspecto que continuará teniendo mucho peso en la región es el de la pandemia, pues en la región latinoamericana América Latina sigue existiendo una emergencia sanitaria y son varios los países que se encuentra entre los primeros del mundo en materia de contagios de Covid-19.

EEUU arrancó como noticia

Señaló que la principal noticia de los primeros días de enero han sido los sucesos del Capitolio de EEUU, consecuencia de las  elecciones presidenciales de noviembre, a las que Desde donde sea le dedicó varios programas en 2020.

“Fueron unas elecciones muy álgidas, muy duras, que se realizaron en medio de la pandemia, siendo EEUU el país más afectado en cuanto a contagiados y fallecidos. Hasta el mismo Donald Trump, quien negaba la existencia del virus, fue infectado por la Covid-19 en el tramo final de la campaña. El día de las elecciones y los días posteriores a la elección fueron duros porque  Trump no reconocía los resultados, y sigue sin hacerlo a esta hora del 11 de enero del 2021. Está colocando a EEUU al borde del abismo de una guerra civil”, advirtió.

A juicio del también director del portal LaIguana.TV, esa posibilidad de guerra civil en EEUU no está planteada como algo que va a ocurrir de inmediato, pero sí es una amenaza concreta y grave.

“El año ha comenzado entonces con algo que pensábamos que no era posible: una intentona de golpe de estado en EEUU. Una intentona, por cierto, rara, muy rara con gente vestida de Batman, por ejemplo. Es que los EEUU no dejan de sorprendernos, pero lo que quiero decir es precisamente que hemos visto en EEUU las acciones que ellos propician en otros países del mundo, y más específicamente en países latinoamericanos, donde cuentan se cuentan por decenas las intervenciones, los golpes militares, los golpes los golpes de Estado. Nunca hubiéramos pensado que se iban a dar esas acciones precisamente en los EEUU. Pero ha ocurrido, en una serie de actos propiciados por Donald Trump”, expresó. 

“Se hizo un atentado contra el Poder Legislativo de los EEUU. Por ahí yo veía un meme que me llamó mucho la atención en el cual se preguntaba quién ahora salvará a los EEUU de un golpe de Estado en los EEUU, propiciado por los EEUU… Seguramente no serán los EEUU. Y es precisamente eso es lo que sucede: el país que se ha presentado mundialmente  durante todo el siglo XX como el baluarte de las democracias a escala mundial, se encuentra en una situación en la que la democracia pende de un hilo”, enfatizó.

Justo en este momento del programa llegó una información importante sobre el desarrollo de estos hechos: legisladores demócratas, el partido del presidente electo, Joe Biden, publicaron la resolución para destituir a Trump tras incidentes del Capitolio, es decir, luego de la intentona de golpe de Estado, del pasado miércoles.

Los congresistas aseguran que Trump puso en grave peligro la seguridad de EEUU y sus instituciones del gobierno; amenazó la integridad del sistema democrático;  interfirió con la transición pacífica del poder; y traicionó su confianza como presidente para agravio manifiesto del pueblo estadounidense. 

Se espera que los demócratas voten sobre las resoluciones esta semana a menos que el vicepresidente Mike Pence acepte invocar la Enmienda Constitucional 25 de EEUU para destituir al mandatario. De aprobarse, Trump podría convertirse en el primer presidente en la historia de los EEUU en ser sometido a un juicio político en dos ocasiones.

El asunto de fondo: la dictadura corporativa
“Todo este contexto todo este contexto se hace todavía más arduo, cuando analizamos el hecho de que Twitter bloqueó la cuenta de Trump. Yo nunca pensé que me iba a ver obligado, no digo yo a defender porque Trump es indefendible desde todo punto de vista, pero sí a criticar esta decisión de Twitter y lo queremos hacer con fundamentado en razones incluso filosóficas, de filosofía política”, explicó.

Sostuvo que Trump es un personaje odioso como el que más, pero es evidente que se está tomando como excusa esa antipatía que genera para dar un salto muy peligroso de censura para todo el planeta.

“Trump a nosotros no nos puede caer mal, muy mal, podemos estar completamente en desacuerdo con absolutamente todo lo que dice. Está bien, no colocó eso en cuestión. Pero una cosa es que a nosotros no nos caiga bien y otra cosa es que nosotros aplaudamos que Twitter o Facebook  bloqueen las cuentas del presidente de EEUU. Y esto toma mayor valor cuando lo decimos desde la República Bolivariana de Venezuela, que vaya si hemos sido víctimas de bloqueos y las sanciones por parte de EEUU, en todas sus dimensiones”, destacó el analista.

 En su concepto, queda claro que los bloqueos no son solamente de naturaleza económica,  como el que se están dando en contra Venezuela o Cuba. “También hay bloqueos tecnológicos y  por eso, aunque nos entristece mucho, decidimos  comenzar el programa haciendo las veces de defensores de Donald Trump. Pero quitemos el nombre Donald Trump, veamos esto fenomenológicamente, en su lugar coloquemos cualquier otro nombre. Vamos a Venezuela: la cuenta personal el presidente Nicolás Maduro y la cuenta institucional de la Presidencia de la República venezolana, fueron bloqueadas. Sin ir muy lejos, mi cuenta personal de Twitter, con casi un millón de seguidores, fue bloqueada en octubre sin ningún tipo de explicación. Nosotros hemos hecho varias denuncias  a Twitter y no existe nadie que responda. Es decir, ya ni siquiera nos encontramos con el bloqueo de un Estado-nación, como por ejemplo, el de EEUU; o con el bloqueo por parte de la Unión Europea, como conglomeración de Estados-nación. Ahora los bloqueos los deciden los dueños de las empresas transnacionales de redes sociales”, subrayó.

Para añadir ejemplos directos, dijo que la cuenta de LaIguana.TV en YouTube, que ya tiene 150 mil suscriptores, pero es la tercera cuenta del portal, pues las dos anteriores han sido bloqueadas.

“Aquí en Venezuela tenemos un refrán: ‘la salsa que es buena para el pavo, es buena para la pava’.  Entonces no podemos aplaudir que se esté bloqueando la cuenta de Twitter del presidente los EEUU y quejarnos porque se hayan bloqueado las cuentas de venezolanos y venezolanas particulares y cuentas de instituciones del Poder Público venezolano –aseveró-. La pregunta es la siguiente: ¿bajo qué criterios un dueño de una empresa privada, un señor de 30 años en el caso de Facebook, decide bloquear la cuenta de presidentes del mundo, de poderes públicos del mundo, del ciudadano del mundo?”.

Planteó una reducción al absurdo, diciendo que si un Estado como EEUU, Francia o Israel, decide bloquear una cuenta, por más odiosa que pueda ser la decisión, tendría que tomarse en consideración que se trata de un Estado-nación, con una Constitución, con un gobierno, que al menos puede dar la cara para bien o para mal. Pero cuando se trata del poder comunicacional de las empresas digitales, se llega al punto de que la persona o institución es bloqueada y ni siquiera puede reclamar ante una persona, sino que debe tener trato con un robot  al momento de denunciar.

“Aquí estamos hablando de una especie de dictadura global en la cual Mark Zuckerberg, el dueño de Facebook, sería una especie de censor universal, una especie ministro de la censura universal. Estas empresas, sus dueños, se han tomado para sí la prerrogativa de decidir lo que, universalmente, la gente puede decir o no puede decir”, planteó.

Pérez Pirela admitió que en el caso de Trump puede alegarse que incurrió en incitación al odio. Pero en tal caso resulta extraño que se haya actuado esta vez y no en las anteriores, cuando el mismo personaje incitó al odio, al racismo y a la xenofobia contra los mexicanos y latinoamericanos en general, durante su primera campaña electoral.

“Twitter y Facebook fueron propulsores fundamentales para que Donald Trump ganará las elecciones de 2016. Facebook, a través de una empresa inglesa de análisis de datos fue fundamental para que llegara Trump a la presidencia. Trump siempre ha llamado al odio, lo que hace pensar entonces que las decisiones de estas empresas en este momento son decisiones políticas. Y nosotros, al aplaudir que hayan bloqueado las cuentas de Donald Trump, estamos aplaudiendo que Facebook y otras empresas puedan, de forma completamente aleatoria o voluntaria, arbitraria o intencionada, convertirse en una especie de censor de lo que se puede decir y no se puede decir; de lo que se puede pensar o no; de lo políticamente correcto o incorrecto. De ahí entonces nuestra preocupación por el hecho de que la red social Twitter suspendió permanentemente la cuenta del actual presidente en funciones de EEUU. Cuando uno le pregunta Twitter cuál es la excusa para hacerlo, dicen que es ‘el riesgo de nuevas invitaciones a la violencia’. Pero, ¿recuerdan ustedes las primaveras árabes? En esos procesos fueron las redes sociales las que llevaron a los pueblos a salir a las calles a quemar todo, y muchos de esos pueblos terminaron desestabilizados y se prepararon las intervenciones directas o indirectas de países de la Unión Europea o de los EEUU. En ese caso, ¿los mensajes eran de odio o no eran de odio? ¿O resulta que se consideran mensajes de odio solo cuando van contra un personaje político afín a Facebook o a Twitter?” 

“Estamos una línea muy fina, donde nos estamos jugando el concepto mismo de democracia, donde nos estamos jugando el concepto mismo de libertad de expresión e, incluso, el concepto mismo de libertad de pensamiento”, añadió. 

Citó textualmente el argumento de Twitter: “Nuestro marco de interés público existe para permitir a la gente escuchar directamente a los cargos electos. Sin embargo, no se puede utilizar Twitter para incitar a la violencia”. 

No queda claro, a juicio del moderador, cuáles son los criterios que utiliza Twitter para definir una situación a la violencia. 

“Lo cierto es que desde 2016 Trump empleó con preferencia una cuenta personal, en vez de la más o menos oficial de @potus (President of the United States). Trump la convirtió en su medio preferente de comunicación con sus seguidores y como plataforma de múltiples proclamas racistas, xenófobas e injerencistas sin recibir sanciones de ningún tipo… ¿Por qué ahora sí? –se preguntó-. A medida que se iba acercando la fecha de las elecciones en las que pretendía reelegirse, utilizó esta red para difundir sus acusaciones de fraude electoral anticipado. Desde su cuenta con 88 millones de seguidores, Trump afirmó que no irá a la toma de posesión del próximo 20 de enero y le reclamó a sus partidarios que se mantuvieran unidos en el en el futuro. Deploró la decisión de Twitter e insinuó la creación de una red social propia. La policía la policía de San Francisco se está preparando para una posible protestas de partidarios de Trump frente a la sede de Twitter. Mientras tanto, Facebook Instagram y Snapchat suspendieron por tiempo indeterminado las cuentas de Trump”.

Destacó la expresión de la usuaria Yasmín Sánchez, quien dijo que se trata de una cibercracia, el poder en manos de las  empresas cibernéticas. “Y el ciber no es algo abstracto o fantasmático, el ciber está en Silicon Valley, es decir en California.  ¿Será que California se irá a convertir en la capital de la censura universal?  Pareciera que sí, sobre todo si añadimos el hecho de que WhatsApp nos dejó un mensaje al inicio de este año, y en lugar de desearnos prosperidad, nos dijo que si no aceptamos sus nuevas normas, completamente antidemocráticas, que van a invadir nuestra intimidad y privacidad, tendremos que dejar de usar esa plataforma. O lo aceptas o te cambias a otro messenger ¿qué les parece?”

Insistió en que la medida de Twitter  contra Trump ha provocado críticas de algunos republicanos y de personas de otras tendencias que ven peligrar la libertad de expresión. “Nuevamente digo que es odioso para mí tener que defender a Trump y tener que citar al senador Ted Cruz, enemigo jurado de Venezuela, quien se pregunta por qué un puñado de multimillonarios de Silicón Valley tienen el monopolio del discurso político. Desgraciadamente, yo tengo que darle razón al senador Cruz aunque su idea del mundo es completamente opuesta a la mía. Por otra parte, el comisario europeo para el mercado interior de la Unión Europea, Thierry Breton, considera que lo ocurrido la semana pasada en el Capitolio probablemente es el anuncio de una nueva era de mayor control sobre redes sociales”. 

Recordó Pérez Pirela que Trump arremetió durante la campaña electoral contra la red social China  TikTok, que tiene una grandísima influencia en EEUU. Quiso obligar a la empresa a vender su filial en EEUU a una empresa estadounidense. “Pero lo que está haciendo ahora Twitter contra Trump es incluso peor que lo que Trump quiso hacer contra TikTok”, opinó.

Citó declaraciones de Ruddy Giuliani, abogado personal de Trump, cuando preguntó quién será el próximo en ser silenciado.

Por su parte el secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo textualmente que esta es una vieja táctica de la izquierda, que trabajaron durante años para silenciar las voces de quienes se le oponen. “Bueno, Pompeo, como siempre, perdido en las nebulosas. Quiere interpretar que el Silicón Valley es algo así como la sede del Partido Comunista de la extinta Unión Soviética… ¡por Dios, por Dios! Pero lo cierto es que los jóvenes multimillonarios creadores de redes sociales y de tecnología de última generación, están formando una especie de dictadura tecnológica universal”. 

Como dato colateral, indicó que Twitter recibió castigo en la bolsa tras avivar el debate sobre la censura en las redes sociales. El lunes 11, se registró una caída de 12%, lo que en términos netos implica 5 mil millones de dólares en valor de mercado. El desplome se ha corregido y quedó en casi 4%. A los inversores financieros les preocupa que Twitter pueda ser objeto de presiones más fuertes que sus rivales más grandes como Facebook o Google. Facebook ha caído tan bien, pero en menor medida. Sus títulos caen ahora debajo del 2%.

Redes en el contexto pandémico
El Equipo de Investigación de Desde donde sea aportó datos adicionales que demuestran por qué la creciente influencia política de las empresas de redes sociales se hace todavía más peligrosa en el contexto de la pandemia de Covid-19.

“El año 2020 fue el inicio de las burbujas del ocio. La crisis de salud reeditó la manera de relacionarnos; reeditó la manera de comunicarnos. Con la big data y los algoritmos, las empresas tecnológicas ya se anticipan a lo que las personas podrían desear, en lugar de simplemente crear nuevo bienes y servicios. Como usuarios diariamente entrenamos información de los lugares que visitamos, las compras que realizamos y con quienes interactuamos. Y esto es lomito para las empresas privadas que venden nuestros gustos, nuestros hábitos, a nuestros amigos amigas, a nuestros familiares a otras empresas que con esos datos saben mejor cómo vendernos los objetos que ellos quieren vendernos o incluso cuando digo que quieren vender no me refiero solamente a bienes materiales, sino también a productos electorales. Tenemos que preguntarnos qué pueden hacer estas empresas, en medio por ejemplo de una campaña electoral, con nuestra privacidad, con nuestros hábitos, con nuestra forma de ver el mundo, de pensar y de actuar”. 

Ese auge de lo digital hizo que en 2020 estas empresas tecnológicas registraran un incremento vertiginoso de las ganancias. “La pregunta que nosotros tenemos que hacernos entonces comenzando este año es cuánto estamos expuestos cuando utilizamos las redes sociales. Porque si esta gente le bloquea las cuentas al presidente de EEUU, quiere decir no solamente que tiene un grandísimo poder, más grande que el del gobierno de EEUU, sino que tiene un poder que no tiene  el presidente los EEUU, el poder de saber con qué persona habla cada uno de nosotros, qué colores nos gustan etcétera, etcétera, etcétera? 

El G-20, en un documento publicado en octubre del 2020 sobre el comercio digital en una economía basada en datos, determinó que la pandemia de Covid-19 desencadenó una alta demanda de la población conectada digitalmente. Señalan que 4,57 mil millones de personas están conectadas a internet y 5,16 mil millones (66% de la población) tienen un teléfono celular. 80 o 90% de la población  mundial mayor de 14años está conectada en red y las transacciones en línea en todo el mundo se dispararon un 42.8% en comparación con abril de 2019, por lo que la filósofa mexicana Sayak Valencia califica esta nueva gobernabilidad con el termino glotaritarismo, un régimen totalitario orquestado por el online y la digitalización qué representa la institucionalización de tiranías locales a través de un gobierno global que estaría fundado en un organismo descentralizado de los países.

“Lo que les decía yo precisamente al inicio del programa: ya no es ni siquiera que un estado-nación bloquea a un usuario ciudadano de otro país. No ahora es un poder supraestatal, por encima de los estados que puede bloquear absolutamente a todo el mundo”. 

“Por aquí dice Arnal (un participante del programa) que estamos en presencia del Big Brother. Ciertamente, es el gran hermano mundial.  

Según Sayak Valencia está psicopolítica hace uso del livestream (esto que haciendo en estos momentos), de las fake news y de las burbujas de ocio, que son su fuente de poder. “Entonces no viene solamente de las armas convencionales , sino simplemente de las burbujas de ocio que tiene, por ejemplo, a los niños y adolescentes completamente subyugados, esclavizados al poder de los juegos de video o de las redes sociales es decir, tiene un control total sobre la psicología de nuestros jóvenes, les hacen cantar las canciones que ellos quieren y les hacen dedicar todo su tiempo de niñez y adolescencia, no en subirse matas de mango o escalar el muro de la vecina, no no, sino en estar pegados cuáles insectos a esa luz de la pantalla”.

Esto lo vimos desde marzo del 2020 con el auge de la red social TikTok y el crecimiento del monopolio del social media por parte de este señor Mark Zuckenberg, con Instagram WhatsApp y Facebook, que ya son todas de él. Sumando herramientas Inteligencia artificial dispuesta, esto quiere decir que ya no serán los Estados-naciones que nos controlarán, sino que son seis empresas  las que nos controlan.

Hizo un repaso por las referidas empresas:

Microsoft. Desde 1990 con ganancias superiores a 1.5 trillones de dólares (no millones ni billones, sino trillones).

Apple. Con su filosofía de sistema cerrado y su esquema de fabricación de hardware y software, concentra ganancias que superan los 2 billones de dólares. Si fuera un país, constituiría la novena economía mundial.

Amazon. Es la tercera de las seis empresas que nos dominan. Desde  que superó los 100 mil millones de dólares de ingreso en 2015 sólo ha ido in crescendo o registra ganancias superiores a los 1.2 trillones de dólares

Alphabet. Es la dueña de Google y la cuarta empresa que nos domina. Sigue siendo el motor de búsqueda más dominante del mundo su ganancia superan los 1.1 trillones de dólares.

Facebook. Aunque la compañía es cuestionada por no resguardar la privacidad de sus usuarios, con su conjunto de aplicaciones, Facebook, Messenger, WhatsApp e Instagram mantiene la lealtad de sus usuarios y sus ingresos superan los 765 millones de dólares.

Samsung. La empresa ha crecido significativamente en la última década convirtiéndose en el más venerable oponente de Apple.

Por su parte el magnate Elon Musk, por medio de su empresa privada SpaceX, logró poner a varios astronautas de la Nasa en el espacio, abriendo las puertas a un eventual turismo espacial.

En medio de la pandemia, el sector de la tecnología se consolidó con un buen samaritano, al donar millones de dólares para proteger a los empleados de salud. Varias de estas empresas pusieron sus herramientas al servicio de hospitales y gobiernos para compartir y analizar datos que permiten tomar de medidas responsables  contra el coronavirus. “No creo que sea así. Es solo apariencia. Yo creo que estas empresas también se apoderaron de datos sanitarios fundamentales para eso que Michel Foucault llama el biopuvoir,  el biopoder”

Nuevas reglas de WhatsApp
Pérez Pirela dedicó otro segmento del programa a analizar un tema vinculado estrechamente al anterior: el riesgo de las nuevas condiciones que WhatsApp  está imponiendo a sus usuarios.

“Me parece que está pescando en río cuando anuncio cambios en su política de condiciones y privacidad que supone la compartición de datos con Facebook. Las empresas se unieron, las compró Zuckerberg. Las condiciones tendrán que ser aceptadas por los usuarios para poder seguir usando el servicio de mensajería a partir del 8 de febrero del 2021. Es un sí o sí, o lo usan o se van. Estos cambios se refieren a los datos que recopila WhatsApp de los usuarios. También a la forma en que los negocios pueden usar Facebook para albergar su servicio. Es decir, WhatsApp explica que recopila información de los usuarios y los utiliza para operar, proporcionar, mejorar, entender, personalizar respaldar y promocionar sus servicios. Se los voy a traducir: Facebook y WhatsApp están haciéndonos firmar un contrato social en el cual nosotros le damos nuestros datos para que ellos puedan venderlos a muchas otras empresas que quieran vender cualquier otro producto, incluyendo productos electorales”. 

Abundó en la explicación señalando que los datos que maneja WhatsApp, cedidos ahora de manera obligatoria por los usuarios, son el número de teléfono, el perfil de la ubicación del dispositivo, los mensajes enviados  o reenviados de forma temporal, los archivos multimedia, la agenda de contactos, los estados compartidos, la actividad del usuario en la aplicación es decir ajustes interacción frecuencia, el diagnóstico de servicios del dispositivo, el modelo, el sistema operativo, la carga de la batería, la zona horaria y dirección IP. 

“WhatsApp y Facebook no son gratuitos. Es más, el usuario les paga con lo más caro que tiene: su intimidad, su privacidad, y ellos la están vendiendo. A partir de febrero controlarán todavía más información proveniente de terceros, de otros usuarios con el que cada uno contacta o que tienen el teléfono del usuario en su agenda. Y todo esto se encuentra en manos de quienes acaban de bloquear aquí al presidente los EEUU. Díganme ustedes si no es peligrosa esta dictadura universal”.

El presentador invitó a todos los usuarios de cuentas de WhatsApp a migrar hacia la plataforma Telegram como forma de evitar que siga este robo de datos. Ante la imposición de condiciones de vulnerabilidad a los usuarios, se prevé entonces que esta migración sea masiva.

Trajo a colación las afirmaciones del propietario de Telegram, Pável Dúrov, quien además aconseja migrar de Iphone a Android para evitar las restricciones que la primera marca impone a sus usuarios en cuanto a aplicaciones. 

“Es lo menos que pueden hacer los usuarios para mantener el acceso a un flujo libre de información. El duopolio Apple-Google plantea un problema mucho más grande para las libertades que Twitter. Apple es el más peligroso de los dos por el hecho que puede restringir completamente qué aplicaciones usas. Recordemos que sobre Google pesa una denuncia del Departamento de Justicia EEUU por abusar de su posición dominante para preservar un monopolio en las búsquedas y la publicidad en línea.

Pero esta obligación de WhatsApp no es para todos los ciudadanos del mundo porque por ejemplo los que hacen parte de la Unión Europea están protegido por una legislación a propósito de esto que impide que se acceda a la información así como lo está planteando WhatsApp.

Es decir que solamente el bloque económico y militar más fuerte que existe, parte de la OTAN, amiga de EEUU, que es la Unión Europea, puede, más o menos detener esta oleada abusiva por parte de las grandes trasnacionales de las redes sociales contra los ciudadanos. También hay regulaciones en países como China y es muy necesario que se implanten en los países latinoamericanos para que protejamos a nuestros ciudadanos.

China pone coto a sus empresas tecnológicas desde el año pasado. El presidente Xi Jimping,  lanzó una campaña para limitar riesgos sistémicos y reafirmar su autoridad sobre el sector privado. El gobierno chino dio rienda suelta una campaña antimonopolio en el sector digital destinada a limitar tanto los riesgos estructurales como el poder de sus actores. China se está dando cuenta lo que está sucediendo y estás tomando medidas. La gran castigada es la empresa transnacional archiconocida Alibaba, la primera tecnológica del país y novena empresa del mundo por capitalización bursátil. Ha perdido casi un cuarto de su cotización bursátil desde finales de octubre del 2020, equivalente a la evaporación de 160 mil millones de dólares. China tiene la intención de presionar a los gigantes tecnológicos del país, como Ant Group, Tencent y JD.com, para que compartan los datos de los préstamos al consumo de sus usuarios con el fin de evitar el exceso de créditos y el fraude. Por otra parte, también hay que decirlo, desde diciembre Gran Bretaña y la Unión Europea contemplan nuevas normas para empresas tecnológicas según la reforma amplia a la normativa digital presentada el año pasado. Las grandes empresas tecnológicas en Europa deberán pagar multas cuantiosas si practican una competencia desleal o si se abstienen de proteger a los usuarios en sus plataformas.

“Vamos a dar un ejemplo: de ahora en adelante, las grandes compañías tecnológicas no le podrán pedir al usuario quitar un software o una aplicación a su dispositivo digital y no podrán usar datos de usuario para competir en su contra. Las nuevas normas contemplan multas de hasta 10% los ingresos anuales de una empresa, es decir que son multas importantes, no simbólicas. Por cierto ahora que en Venezuela se instituye una nueva Asamblea Nacional, propongo, consideró que uno de los temas más importantes es proteger a los ciudadanos y ciudadanas venezolana contra los abusos de empresas trasnacionales a las cuales nosotros hemos dedicado nuestro programa”

Otro capítulo del nuevo reglamento de la Unión Europea actualiza las normas para el comercio electrónico a fin de obligar a las plataformas asumir más responsabilidad por los bienes y servicios que venden. Las propuestas tendrán cláusulas particulares para las compañías tecnológicas con características de mayor riesgo, esto parece ser una probable referencia a empresas como Facebook. TikTok, Instagram Twitter.

“Insisto a modo de conclusión: en  América Latina adolecemos de algún mecanismo de blindaje contra la influencia de las redes sociales y las corporaciones tecnológicas estadounidenses y chinas en nuestros países .Y esto no es no es un hecho menor ni es un hecho anodino: las redes sociales se han convertido de más en más en un mecanismo odioso de represión simbólica espiritual que me hace pensar en ese filósofo que nosotros hemos trabajado tanto los Viernes de filosofía (que, por cierto, continúan en este 2021), que habla precisamente del biopuvoir, el biopoder, del poder sobre la vida. Nosotros hemos citado varias veces Alexis de Tocqueville, que decía en el siglo XIX que en el futuro los individuos no serían sometidos solamente por sus cuerpos, sino también por sus almas. Y vaya sí las redes sociales están precisamente arrodillando, sometiendo al individuo en nombre de su libertad, porque no se nos olvide que se nos vendió internet, Twitter Facebook, etcétera como el momento de la libertad, de la información total, de la gratuidad. Ya vemos que todo esto se ha convertido en un grandísimo mecanismo de injerencia”.

 (LaIguana.TV)

Comentarios Facebook