Guyana acudió en marzo del año 2018, de forma unilateral, ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para pedirle que aceptara estudiar y resolver el diferendo territorial con Venezuela por el territorio Esequibo.

En diciembre del 2020, la Corte se declaró «competente» para analizar «la validez del laudo arbitral del 3 de octubre de 1899», que trazó la frontera entre ambos países y que había sido declarado nulo en 1966, tras suscribirse el Acuerdo de Ginebra.

Ante esta situación, Venezuela estableció a inicios de este año un nuevo territorio marítimo en su fachada atlántica para «salvaguardar los espacios del país», al tiempo que envió una carta de protesta a las Naciones Unidas, donde solicita la mediación del Secretario, António Guterres, para retomar conversaciones directas con Guyana y desconocer la jurisdicción de la CIJ sobre el diferendo.

¿Qué es el Esequibo?

El Territorio del Esequibo o Región del Esequibo, también conocida como Guayana Esequiba, es una región comprendida entre el oeste del río Esequibo hasta el hito en la cima del monte Roraima, en América del Sur.

La zona mineral y forestal, que posee 159.500 kilómetros cuadrados, es administrada por Guyana, pero Venezuela la reclama como suya y la considera un área por delimitar, por lo que ambos países tienen una disputa territorial.

¿Qué es el Laudo Arbitral de París?

El Territorio Esequibo fue dominado por el imperio español, el holandés y luego el británico, que en el año 1897 se comprometió con Venezuela, que reclamaba el territorio, a resolver la disputa en tribunales internacionales.

En 1899, la zona fue adjudicada al Imperio británico por medio de un Laudo Arbitral, es decir, una resolución que dicta un árbitro y que sirve para dirimir un conflicto entre dos o más partes, en una corte en París.

¿Por qué Venezuela dice que ese Laudo es nulo?

En el año 1962, Venezuela presentó ante las Naciones Unidas (ONU) una demanda donde pedía declarar nulo e írrito (inexistente) este Laudo Arbitral, tras descubrir que fue resuelto de una manera fraudulenta, pues existió complicidad entre los delegados británicos y el juez ruso Fiódor Martens, que determinó el fallo.

Por eso, en 1966, cuando Guyana acordaba su independencia del Reino Unido, y tras la denuncia entablada por Venezuela, ambas naciones decidieron anular ese laudo y firmar el denominado Acuerdo de Ginebra.

¿Qué dice el Acuerdo de Ginebra?

Este acuerdo, que fue firmado en Ginebra el 17 de febrero de 1966 por Venezuela y el Reino Unido, junto con Guyana Británica (próxima a recibir la Independencia), establece que el Esequibo es administrado por Guyana y su soberanía es disputada por Venezuela, hasta que se resuelva algo diferente conforme al tratado.

El nuevo pacto anula el Laudo de París y establece un plazo de 4 años para solucionar el diferendo de forma «práctica, pacífica y satisfactoria para ambas partes», lo que aún no ha sido posible. En la actualidad, se considera que sus pautas siguen vigentes.

¿Qué pasó con los mediadores?

Entre 1983 y 1999, ambos países intentaron resolver el conflicto a través del denominado mecanismo de Buenos Oficios de la ONU, un sistema de arreglo pacífico de controversias territoriales mediante un ‘Buen oficiante’ elegido y aceptado por las partes.

Esta figura tiene como función acercar a ambos gobiernos con el fin de que estos lleguen a una solución satisfactoria, como lo dicta el tratado. Sin embargo, estos intentos nunca arrojaron resultados concretos.

¿Por qué Guyana acude a la CIJ?

El conflicto entre ambos países se avivó en el año 2015, cuando la petrolera estadounidense Exxon Mobil anunció el descubrimiento de un importante yacimiento en el océano Atlántico, justo en la zona que entra en el histórico diferendo territorial. Las exploraciones fueron realizadas con el aval del gobierno de Guyana, lo que provocó una nota de protesta desde Venezuela.

Tras el revuelo diplomático ocasionado, finalmente se decidió resolver el conflicto a través de los mecanismos de Buenos Oficios de la ONU, pero, de nuevo, no se llegó a una solución. Ante eso, Guyana le pidió de forma unilateral a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) juzgar sobre la disputa territorial.

¿Por qué Venezuela no reconoce la jurisdicción de la CIJ?

Venezuela no reconoce el ámbito judicial como una vía para resolver la disputa, pues considera que sería contravenir el Acuerdo de Ginebra.

Por el contrario, el país ha propuesto al Gobierno de Guyana reiniciar los contactos diplomáticos directos, que permitan alcanzar una solución práctica y satisfactoria.

¿Qué pide Guyana?

Guyana pide que la CIJ resuelva de manera «definitiva» el conflicto territorial. Mientras, Exxon Mobil sigue en la zona haciendo más prospecciones, que Venezuela considera ilegales.

Expertos creen que el desarrollo del sector petrolero pasó a ser vital para Guyana, considerado el segundo país más pobre del hemisferio occidental, después de Haití.

¿Qué quiere Venezuela?

Caracas, por su parte, defiende que durante la colonia, el límite de su Capitanía General de 1777 venía establecido por el río Esequibo. Por ese motivo, este territorio pertenece a Venezuela por derecho histórico.

Desde 1965, el país decidió publicar un mapa oficial, que se mantiene hasta la actualidad, en el que se identificaba la Guayana Esequiba como una «zona en reclamación».

¿Qué pasará en los próximos días?

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, le envió una carta al Secretario General de la ONU, António Guterres, para enfatizarle que en sus manos está «reanimar el diálogo» y «encausar» la controversia territorial mediante medios pacíficos.

Asimismo, le hizo llegar una misiva al presidente de la CIJ, Abdulqawi Ahmed Yusuf, para rechazar que se haya convocado a los dos países a una audiencia virtual el próximo 15 de enero, aunque Venezuela expresó que no reconoce la jurisdicción de la corte.

(RT)

Comentarios Facebook