Este sábado, efectivos del Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) detuvieron en Houston, Texas, a Tim Gionet, un activista de extrema derecha conocido con el mote de «Baked Alaska», por su participación en el asalto al Capitolio que protagonizaron seguidores del presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, informó The Associated Press (AP).

Refiriendo extractos de una declaración jurada presentada por la agente especial del FBI Nicole Miller a propósito del caso, la agencia indicó que «Gionet se transmitió en vivo durante unos 27 minutos desde el interior del Capitolio y se podía escuchar alentando a otros manifestantes a que no se fueran, maldiciendo y diciendo: ‘me quedo’, ‘1776 bebé’ y ‘no los dejaré, chicos, no se preocupen'».

Durante el asalto, «Baked Alaska» logró ingresar a varias oficinas y cuando fue increpado por las fuerzas de seguridad desplegadas en el sitio, se hizo pasar por periodista. En medio del timo, agredió a un oficial y abandonó el edificio.

«Gionet también publicó un video que mostraba a los partidarios de Trump que portaban gorras [con los mensajes] ‘Make America Great Again’ y ‘God Bless Trump’, dando vueltas dentro del Capitolio y tomándose ‘selfies’ con oficiales que tranquilamente les pedían que abandonaran las instalaciones», añade AP.

El detenido, cuya localización actual no ha podido ser determinada, enfrentará cargos «por conducta violenta y desordenada en los terrenos del Capitolio» y «por ingresar conscientemente a un edificio restringido sin autoridad legal», según el detalla Departamento de Justicia.

Al divulgarse la noticia, Eric Ding, un epidemiólogo egresado de la Universidad de Harvard, comentó en Twitter que Gionet «dos días antes irrumpir en el Capitolio, le dijo al mundo que era positivo para la COVID-19», al tiempo que pidió que se añadiera un cargo por «peligro público».

El 7 de enero, Ding advirtió sobre la posibilidad de que los disturbios en el Capitolio se convirtieran en un evento «de gran propagación del virus», pues muchas personas se congregaron en un espacio cerrado sin portar mascarillas ni guardar la distancia social recomendada y aseguró que se trataba del «peor de los escenarios», cuyos efectos se harían notar «2-3 semanas después» de que los «alborotadores (…) regresen a casa».

(LaIguana.TV)

He went from a childhood in Anchorage to alt-right fame. Now, the social  media personality known as Baked Alaska been arrested for storming the U.S.  Capitol. - Anchorage Daily News

Comentarios Facebook