Uno de estos métodos ha sido el hackeo de WhatsApp, que surgió como una modalidad de los ciberdelincuentes para estafar. Las víctimas reciben un mensaje desde el teléfono de un conocido, en el que les piden un código que supuestamente les enviaron por error, de esta forma le permiten al delincuente el acceso a la aplicación y a todos sus contactos, facilitando la usurpación de las cuentas de mensajería instantánea y logrando cometer el fraude.

Especialistas en la materia señalan que los delincuentes han cambiado la modalidad para cometer estos delitos, antes eran hackeadas las cuentas de Instagram o Facebook para supuestas ventas de divisas, a través de las historias, y del mensaje de “María” ofreciendo venta de dólares a través de la mensajería instantánea del WhatsApp.

Mientras que en el caso del hackeo de WhatsApp, luego de que la víctima le envía el código al supuesto amigo le da el acceso a su servicio de mensajería instantánea en otro teléfono. El afectado demora entre 12 a 48 horas para poder recuperarla y en ese tiempo ya el delincuente probablemente pudo lograr que sus amistades cayeran en la trampa.

Otra modalidad de fraude que se ha visto recientemente, es el supuesto correo con una citación del Ministerio Público, que contiene un enlace para escribir los datos personales.

El fiscal general de la República, Tarek William Saab, desmintió el envío de este correo electrónico por dicha instancia y explicó que estas citaciones falsas se envían con la intención de robar los datos de las víctimas y luego estafar a otros.

Por otra parte, a través del correo de Outlook, antiguamente Hotmail, se recibe un supuesto comunicado en el que pide la verificación de datos, esta técnica conocida como phishing es utilizada para robar información a través de enlaces, vínculos o hipervínculos.

Otro método utilizado por los ciberdelincuentes es el grooming, en el cual adultos usurpan identidades de niños con la finalidad de acercarse a otros menores de edad y de esta forma atraerlos para que, bajo chantaje, accedan a encuentros personales o a la elaboración de material pornográfico infantil.

El sexting es otro tipo de delito, bajo el cual los delincuentes luego del intercambio de fotografías entre dos personas, por mensajería instantánea, las usan para fines de chantaje con el objetivo de ganar dinero.

Y finalmente, en días recientes el Director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) dio a conocer otro modus operandi conocido como el Marketplace. Una tienda virtual que opera a través de la red social Facebook, a través de la cual, los delincuentes captan a las personas con ofertas engañosas de vehículos, los citan en un lugar, los roban, algunos son secuestrados e incluso algunos han sido asesinados.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook