La muerte de una bloguera de 26 años tras una cirugía de liposucción ha conmocionado a Brasil los últimos días. Liliane Amorim murió el pasado 24 de enero después de haber estado una semana internada en una unidad de cuidados intensivos.

Amorim se había sometido a una liposucción el 9 enero. Seis días después, ingresó a un hospital por complicaciones derivadas de la cirugía plástica. Tras un empeoramiento de su estado, la influencer fue trasladada a una UCI, en donde estuvo una semana hasta que falleció el pasado 24 de enero.

La familia acusa al médico

Los familiares de la joven acusan al cirujano que la operó de negligencia. Según la abogada de la familia, Débora Helen Santos Araújo, el cirujano habría perforado el intestino de la paciente durante la liposucción, lo que resultó en una posterior infección generalizada que terminó provocando su muerte.

La familia de Amorim demandará al médico por «negligencia» y «mala praxis», informó el portal UOL. Según la querella, durante los seis días después de la cirugía y antes de la internación, Liliane se quejaba de «mucho dolor». Si bien llamó al médico, este supuestamente hizo caso omiso a las quejas y «solamente prescribió medicamentos paliativos y analgésicos».

«Fue un error muy grave. Además de la mala praxis en la cirugía, hubo negligencia en el posoperatorio. [El médico] no prestó atención a sus quejas de mucho dolor y malestar», dice la abogada.

Qué dice el cirujano

Benjamim Alencar, el cirujano, afirmó a través de sus asesores legales que el procedimiento estético realizado a Liliane Amorim «se realizó en un hospital de referencia, adecuado para el acto, cumpliendo estrictamente todos los requisitos normativos y legales».

«Todos los estándares técnicos para la realización de los procedimientos quirúrgicos y posoperatorios se cumplieron íntegramente, de acuerdo con las directrices del Consejo Federal de Medicina, la Sociedad Brasileña de Cirugía Plástica y la lex artis para la práctica de la cirugía», afirmó Alencar, citado por el medio G1.

En su cuenta de Instagram, en donde más de 270.000 la seguían, Amorim compartía contenido sobre viajes, moda y belleza. La influencer de 26 años dejó un hijo de 6, cuyo padre es el autor de la denuncia contra el médico que la operó.

El país reacciona

La muerte de Liliane Amorim causó gran conmoción en Brasil y dio inicio a un acalorado debate en las redes sociales y en los medios de comunicación acerca de la banalización de las cirugías plásticas en el país.

Numerosas blogueras famosas en Brasil se pronunciaron sobre el tema. Muchas de las influencers alertaron acerca del peligro de las cirugías plásticas innecesarias y de la búsqueda por un inalcanzable ideal de belleza femenina.

Thaynara OG, quien cuenta con más de 4,4 millones de seguidores en Instagram y es embajadora de Unicef, fue una de las que se pronunció. La joven de 28 años compartió que pasó por una experiencia similar a la de Liliane Amorim a principios de 2020. Según su relato, Thaynara estuvo varios días internada en cuidados intensivos tras una liposucción y por poco pierde la vida.

Brasil ocupa el primer lugar a nivel mundial en el ranking de procedimientos estéticos quirúrgicos, con un 13,1% del total global, según los últimos datos de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (ISAPS). La liposucción es la segunda cirugía plástica más realizada en el país, quedando detrás solamente del aumento de senos.   

(sputniknews.com)

Comentarios Facebook