Cientos de jóvenes esperaron para recoger paquetes con comida para cuatro días y productos de higiene que las autoridades de París (Francia) distribuían el pasado 28 de enero.
 
Además, esas personas recibieron asesoramiento y apoyo en materia de salud mental, ya que muchos perdieron su empleo o redujeron su círculo social durante la pandemia mundial de COVID-19.
 
La compañía Linkee pone en contacto a restaurantes con diversas organizaciones para que distribuyan los alimentos que no venden entre personas necesitadas.
 
(RT)

 
 
Comentarios Facebook