Los usurpadores del grupo delincuencial que gira en torno a la figura de Juan Guaidó y que tomaron la empresa de fertilizantes Monómeros en Colombia, propiedad de la Petroquímica de Venezuela que a su vez es una filial de Petróleos de Venezuela (PDVSA), llevaron a esta industria a la paralización de sus actividades al no realizar mantenimiento a la planta, lo que se tradujo en pérdidas superiores a los 11 millones de dólares.

De acuerdo a una investigación realizada por la plataforma de periodismo de datos La Tabla, la paralización de Monómeros se produjo «por falta de mantenimiento en el complejo petroquímico de Barranquilla y causó pérdidas de 11 millones de dólares».

«La producción se detuvo totalmente 15 días por fallas catastróficas en los dos turbogeneradores, uno operativo y el otro de respaldo. Fuentes internas explicaron que se trata de un evento inaudito ya que la empresa tiene dos turbogenerdores: uno que opera y otro de respaldo».

«¿Que ocurrió? Uno salió de servicio por falta de mantenimiento y el que operaba falló y no tenían respaldo», dijo la fuente citada por La Tabla.

«Durante los 15 días de la falla de energía se dejaron de producir 1.100 toneladas métricas diarias de fertilizante NPK, lo que equivaldría a ingresos por ventas de 500.000 dólares cada día. Total de pérdidas: 7,5 millones de dólares. Además la planta de fosfato tricálcico tiene más de dos meses sin producir ya que Monómeros perdió el mercado de ese rubro. Con una producción diaria de 150 toneladas métricas se obtendría un ingreso de 60.000 dólares/día», añade el portal de investigación.

La fuente citada por La Tabla añade que en 60 días, solamente la paralización de la planta de fosfato tricálcico ha generado pérdidas por al menos 3,5 millones de dólares.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook