Las cifras de vacunados en Estados Unidos han evidenciado una brecha racial de parte de quienes han accedido al tratamiento, donde los grupos de afroamericanos, latinos y nativos están subrepresentados entre los que han recibido la dosis.

La Administración de Joe Biden ha puesto en marcha un supuesto plan para revertir la inequidad del sistema, que incluye colocar centros de vacunación en barrios de alto riesgo e invertir en clínicas móviles que lleven las dosis a áreas desatendidas, reseñó El País.

De acuerdo a las cifras presentadas por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el 60,4% de quienes han recibido lo vacuna son blancos, el 11,5% hispanos, el 6% asiáticos y el 5,4% afroamericanos. El resto pertenece a otra etnia.

Según cifras del CDC, los afroamericanos e hispanos son los más asolados por el virus con una tasa de muerte casi tres veces superior que los blancos y los hospitalizados de estos grupos son hasta cuatro veces más.

Desconfianza de las minorías con el gobierno

Thomas La Veist, copresidente del grupo de trabajo para la equidad ante el covid-19 en Louisiana, considera que el problema más grande es la desconfianza “real y justificada” de estos grupos minoritarios con el gobierno.

Por ahora, la vacuna está disponible solo para grupos de alta prioridad (adultos mayores y personal médico). El 41% de los trabajadores de la salud en Estados Unidos son afroamericanos, latinos y asiático-estadounidenses. De acuerdo a El País, si las cifras actuales evidencian una brecha racial, es probable que se vaya acrecentando.

“Tenemos un problema de desconfianza, que seguramente se va a agrandar cuando la vacuna esté disponible para todos”, advirtió La Veist, quien asegura que está contactando a líderes afroamericanos y latinos para que comuniquen a sus comunidades la importancia de ser vacunados.

Según el informe de la Kaiser Family Foundation, los expertos enumeran, entre los factores posibles de brecha, una profunda desconfianza al sistema médico arrastrado por un historial de trato discriminatorio; el acceso deficiente a las vacunas en los barrios negros; y una disparidad digital que dificulta el acceso a la información. La mayoría de los registros para conseguir la vacuna lo hace a través de internet.

La Jefa del Grupo de Trabajo sobre la Equidad y el covid-19 de la Casa Blanca, Marcella Nunez-Smith, urgió a los Estados a incorporar la equidad en sus planes de vacunación y se comprometió a que el Gobierno aumentará la información de las zonas a las dosis no llegan.

Para construir confianza en la comunidad afroamericana y demás minorías, la Casa Blanca estudia asociarse a líderes de estas comunidades para que sirvan de transmisores de información sobre cómo obtener la vacuna.

Las cifras de la disparidad

En Pensilvania, los blancos han sido vacunados cuatro veces más que los afroamericanos, según un análisis de CNN. En Mississippi, los negros han recibido el 15% de las vacunas, cuando representan el 38% de la población y el 42% de los fallecidos en el Estado. En Texas, donde el 39,7% es hispano, solo el 15% ha recibido la vacuna. La comunidad representa casi la mitad de las muertes en ese Estado, según análisis hecho por Associated Press.

De los casi 300.000 residentes de Nueva York que ya han recibido la vacuna, y de los que se sabe su etnia, el 48% son blancos, 15% latinos, 15% asiáticos y 11% afroamericanos.

(Agencias)

Comentarios Facebook