En su programa Desde Donde Sea, el comunicador y analista político Miguel Ángel Pérez Pirela abordó el comportamiento del mercado de hidrocarburos en 2021, pues instancias como la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) pronostica que el inicio de la distribución de vacunas anti-COVID-19 en el mundo, traerá como consecuencia una recuperación en los precios del crudo.

«En este sentido hay que decir que la OPEP se muestra optimista», pues «desde abril de 2020, los países de la OPEP+ –alianza que agrupa a los países de la OPEP más otros grandes productores como Rusia– han ajustado la producción de petróleo en un total de 2.100 millones de barriles, estabilizando el mercado del petróleo y acelerando el proceso de reequilibrio», detalló al respecto.

Los únicos países que están exonerados de cumplir con el recorte acordado son Venezuela, Irán y Libia, cuya producción ha descendido por variadas razones, añadió.

Por ello, puede inferirse que «existe una relación determinística, causal, entre el éxito de las vacunas y la consecuente reactivación de la economía mundial y, por ende, también de la normalización del precio del petróleo», puntualizó el analista.

De otra parte, la Agencia Internacional de Energía (AIE) prevé que en 2021 «la demanda de petróleo tratará más tiempo en recuperarse plenamente, a medida que los nuevos bloqueos en varios países agoten las ventas del combustible».

Específicamente, la AIE sostiene que en el primer trimestre de 2021, la demanda de crudo será de unos 300.000 barriles diarios, en lugar de los 600.000 que había proyectado inicialmente y, además, se espera que Estados Unidos disminuya su producción anual de petróleo en 300 millones de barriles.

Esto significa que la reducción en la producción de crudo en Estados Unidos y «el aumento de los precios del petróleo podría conducir a un aumento en la producción de petróleo de esquisto, el célebre ‘fracking’, con el perjuicio al medio ambiente que esto implica», explicó el también director de LaIguana.TV.

De su parte, la agencia AFP destacó que las «crecientes tensiones con Irán avivaron la preocupación de suministros sobre el estrecho de Ormuz, ruta marítima vital para una quinta parte del crudo mundial».

Para concluir el punto, Pérez Pirela comentó que en un informe elaborado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OECD) con el propósito de evaluar el impacto de la pandemia y «la perturbación de los precios mundiales del petróleo en la posición fiscal de los países en desarrollo exportadores de petróleo», se indica que «la crisis actual se está produciendo en el contexto más amplio de una disminución estructural del mercado de los combustibles fósiles, impulsada por el compromiso de la descarbonización de varios países, así como por los cambios tecnológicos más amplios, que están convirtiendo gradualmente a las energías renovables en la opción de energía».

Así, se preguntó que acaso el escenario pandémico y el cambio radical que parece advenirse en el mercado energético, no suponían un «buen momento» para apostar por otras formas de energía.

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook