En el 2020 Colombia registró 76 masacres en las que resultaron ultimadas 292 personas, informó este martes 23 de febrero la representante de la Oficina de la Alta Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ACNUDH), Juliette de Rivero, durante la presentación del informe anual relacionado al vecino país. 

De acuerdo con la funcionaria, en estos crímenes se reportaron específicamente 23 mujeres, 6 niñas, 18 niños, 7 indígenas y 10 afrodescendientes. Asimismo, el organismo se encuentra en un proceso de investigación para comprobar 5 masacres más. 

Explicó que lo expuesto se trata de una cifra que representa el mayor número de masacres cometidas desde 2014 y  son aproximadamente el doble de las 36 que se perpetraron el año anterior,  reseñó EFE. 

«Desde el 2018, el número de masacres ha incrementado constantemente, siendo el 2020 el año con la cifra más alta registrada desde 2014», puntualizó durante una rueda de prensa online. 

Destacó que estos hechos constituyen una «violencia endémica» que pese al descenso del índice de asesinatos: 25 a 23,7 por cada 100.000 habitantes, el año pasado se observó «una intensificación de la violencia y un aumento en el control territorial y social por parte de grupos armados no estatales y grupos criminales».

Precisó que el incremento de la violencia perjudicó  principalmente a regiones y sectores rurales.  Agregó que igualmente registró 248 homicidios de excombatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) desde que se firmó el acuerdo de paz de 2016, aunado 795 amenazas a líderes sociales y defensores de derechos humanos  —por ejemplo Cauca 134, Bogotá 106 y Norte de Samtander 7—  los cuales siguen en una situación de inseguridad y desamparo. 

Preocupación ante ataques a la JEP 

De Rivero manifestó su preocupación ante las agresiones que cometen contra la Jurisdicción Especial para la Paz, el cual se encarga de realizar averiguaciones sobre los crímenes del conflicto.

«Urge al Estado garantizar la protección efectiva de quienes integran el Sistema y de las víctimas y testigos que participan en este», instó. 

Agregó: «Preocupan las afirmaciones de actores que buscan desacreditar la imparcialidad e independencia de estas instituciones (…) poniéndolas en riesgo», manifestó en la presentación del informe que llevará ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra.

La representante rechazó la propuesta del partido de derecha Centro Democrático para derogar la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), la cual se estableció gracias a los acuerdos que generaron  el desarme de la  FARC en 2016, por lo tanto expresó:  «Constituye una seria amenaza a los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación».

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook