Los fiscales de Nueva York que manejan el caso contra el ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, admitieron este martes haber mentido sobre el manejo de evidencias en el juicio contra el empresario iraní Ali Sadr Hashemi Nejad.

De acuerdo con la agencia AP News, los fiscales Jane Kim y Stephanie Lake presentaron una «mentira rotunda» al equipo legal del acusado, mientras intentaban restar importancia al mal manejo de las pruebas en el fallido juicio contra el empresario acusado de violar las sanciones de Estados Unidos contra Irán. Los supervisores de la unidad, Emil Bove y Shawn Crowley, también están involucrados en este escándalo. 

«Las vergonzosas revelaciones sobre lo que muchos consideran la principal oficina de investigación criminal de Estados Unidos estaban contenidas en docenas de mensajes de texto privados, transcripciones y correspondencia revelada el lunes, a pesar de la objeción de los fiscales, a pedido de The Associated Press», reseña el medio.

La publicación de los registros siguió a un fallo de la semana pasada en el que la jueza de distrito de los Estados Unidos, Alison Nathan, instó al Departamento de Justicia a abrir una investigación interna sobre una posible mala conducta de los fiscales de la unidad de terrorismo y narcóticos internacionales en la Fiscalía de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York. 

De acuerdo con la jueza, los fiscales hicieron un «intento deliberado de ocultar» la verdad e intentaron «enterrar» un documento clave que podría haber ayudado a la defensa. Los errores fueron tan graves que incluso después de obtener una condena, fueron retirados todos los cargos contra Sadr.

Estos fiscales son los mismos que llevan casos por supuesto narcotráfico contra altos representantes del Ejecutivo venezolano, entre ellos, el ministro Tareck El Aissami, cuyas acusaciones han sufrido múltiples traspiés, pues, incluso, han quedado en evidencia también las mentiras por parte de los testigos e informantes.

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook