Un episodio muy emocionante tuvo lugar en Tennessee (EEUU), a donde llegó una fuerte nevada inesperada. La piscina de una casa en la ciudad de Murfreesboro quedó cubierta de hielo y se convirtió en una trampa mortal para un perro. 

Dos perros estaban jugando cerca de la piscina gozando de la nieve, cuando uno de ellos se hundió bajo el hielo que se había formado sobre el agua. Evidentemente, los residentes de la ciudad no están acostumbrados a este clima, por lo que la piscina no estaba cubierta ni vaciada de agua. 

La dueña de los perros salió al patio para filmar a sus mascotas y se dio cuenta de lo que estaba pasando. Sin pensarlo dos veces, saltó al agua para salvar al perro. Sin embargo, el animal ya se había perdido en la piscina y el hielo no permitía ver dónde estaba. La pobre mujer tuvo que buscar a la mascota por toda la piscina mientras sufría la baja temperatura del agua, pero al final logró sacar al animal.  

«Tuve la suerte de estar fuera y pude correr al otro lado de la piscina donde se había caído. Por suerte, tenemos una veterinaria local que vive en nuestro barrio y le dio unos medicamentos de urgencias para que tuviéramos tiempo para llevarlo al veterinario y salvarle la vida. Se ha recuperado por completo y tenemos suerte de seguir teniéndolo», escribió la dueña. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook