El mandatario colombiano, Iván Duque, firmó este lunes el decreto que pondrá en marcha el Estatuto Temporal de Protección para Migrantes Venezolanos (ETPV), informó la presidencia a través de Twitter. Con ello se pone en marcha una medida que anunció el pasado 8 de febrero.   

Oficialmente, se sostiene que la medida pretende garantizar «la atención humanitaria de las personas que huyen del vecino país –Venezuela– por la situación económica, social y política» y representa «un mecanismo complementario al régimen de protección internacional de refugiados, que permite llenar los vacíos existentes en este régimen, con base en la realidad migratoria y la capacidad de respuesta del país en materia institucional, social y económica». 

De acuerdo con los reportes oficiales, los venezolanos que opten por registrarse en el ETPV estarían autorizados a permanecer legalmente en Colombia y tendrían derecho a optar por una visa de residencia pasados 10 años.  

Según refieren medios locales, Migración Colombia se impuso un plazo de 90 días para instruir a los migrantes y divulgar los detalles pertinentes antes del próximo mes de mayo, cuando se tiene previsto el inicio de la primera fase. La meta, asegura el ente, es registrar a 800.000 venezolanos antes de que termine 2021.  

El anuncio de la firma fue ampliamente promocionado por las redes sociales del gobierno neogranadino, con una campaña centrada en las etiquetas #HazlosVisibles y #Visibles,  acompañados de mensajes en los que se destaca la hermandad colombovenezolana y la necesidad de que los venezolanos opten por legalizar su estatus migratorio. 

Por ello, no se descarta que además de las razones humanitarias que insiste en resaltar la Casa de Nariño, Duque estaría tratando de lavar su imagen pública por su trato pretérito hacia la migración venezolana.  

En diciembre, en una entrevista radial, aseguró que los venezolanos cuya situación migratoria no estuviera regularizada, no accederían a la vacuna. Entonces adujo que habría que darle prioridad a los nacionales y a los residentes legales, al tiempo que justificó que intentaba prevenir una oleada migratoria descontrolada procedente de Venezuela, cuyos ciudadanos, aseveró, huirían en masa hacia Colombia para tratar de vacunarse.  

Por su marcado tinte xenófobo y por su ausencia de pertinencia sanitaria, la decisión fue muy criticada dentro y fuera de su país por expertos y personajes de casi todos los signos políticos.  

Además, es innegable que Duque ha tratado de sacar ventaja económica de los migrantes venezolanos, pues en reiteradas oportunidades ha solicitado a la comunidad internacional que «colabore» con fondos para atenderlos.  

El pasado año, su gobierno fue uno de los favorecidos por los fondos recolectados en una conferencia organizada por la Unión Europea y liderada por España, país que se comprometió a desembolsar 50 millones de euros en dos años y en la reciente visita de la canciller española, Arancha González Laya a Cúcuta, se hizo público que Bogotá obtendrá 70 millones de euros adicionales, a propósito de la migración procedente de Venezuela.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook