Miles de personas de los municipios cercanos a la ciudad de Lárisa han pasado una segunda noche complicada en carpas y hoteles, después de que otro fuerte terremoto, de magnitud 5,9 en la escala de Richter, sacudiera la zona la noche del jueves.

Según el instituto geodésico de Atenas, el epicentro del último gran terremoto, ocurrido a las 20.38 hora local (18.38 GMT), se situó 12 kilómetros al suroeste de la localidad de Elasona, en el distrito de Lárisa, y a una profundidad focal de 4,8 kilómetros.

Aunque al principio se creía que este sismo fue una de las centenares de réplicas que siguieron al terremoto de magnitud 6,3 que sacudió el miércoles toda Grecia central e incluso se notó en países vecinos, algunos expertos creen que podría ser consecuencia de la activación de una nueva parte de la falla tectónica, lo que podría acarrear más temblores de gran magnitud.

Tras este nuevo susto, centenares de familias pasaron otra noche en las carpas instaladas por el Ejército y Protección Civil, en sus coches o en hoteles de las ciudades cercanas, ante el peligro de nuevas réplicas.

(EFE)

 

Comentarios Facebook